viernes, 2 de abril de 2021

Visualizar




En medio del pasillo hay una niña sentada en el suelo, con un juego de café antiguo de la Cartuja de Sevilla. Al lado, un montón de cartas abiertas y papeles varios. 
Juega que tiene mucho trabajo. Paga facturas, habla con diferentes personas, repasa los papeles y toma café sin parar. Mira hacia lo lejos con ojos que ven. 
Su madre la observa un segundo y frunce el ceño. Ten cuidado con esas tazas que son antiguas...
Ella regresa un momento del lugar adónde fue. Sí. Tendré cuidado. 
Y sigue hablando por lo bajini, murmuros y susurros. Discute con alguien. Se desespera. Le duele el estómago. Ve problemas pero sonríe porque le gusta su trabajo y todo lo que eso conlleva. 
Y toma otro sorbo de café imaginario. Mira la taza con ese estampado de color rojo, la deja despacio, con cuidado sobre el platillo. Su madre comenta algo que ella oye desde otro lugar: qué buena nena...se entretiene con cualquier cosa...

Apoyada en la pared de su habitación sentada en el suelo y con las piernas dobladas, mira al frentre. La pared blanca. Eso es lo que ve su madre cuando entra y la ve mirando fijamente la nada. ¿Estás bien?
Levanta la vista. Sí. ¿Por qué? 
Porque llevas no sé cuánto rato ahí sentada sin hacer nada...Pienso.
Esa adolescente imagina diferentes futuros llenos de vida. A veces escribe. 
A veces sólo visualiza.
En un futuro lejano le dirán que eso es meditar...Le da igual. La cosa está en ver. 

Con la edad. El tiempo de traspasar paredes o hacer ver que tomas café se hace más difícil. El café lo tomas de verdad. Las facturas y papeles se han hecho tangibles. 
No hay madre que te mire como si estuviera a punto de llamar a psiquiatría y  que te enfunden en una camisa de esas feas. Te miras directamente en el espejo con ojos críticos. O eso intentas.

Todo lo que visualicé, con los años se cumplió. 
Yo veía. Y hacía. 

Hace un tiempo que ese ''don'' se oscureció. 
Y me cuesta visualizar mi futuro o el futuro en si.

Supongo que es algo normal en este momento que estamos viviendo todos. 
No debo ser la única a quién le pasa.  Justo el otro día escuchaba un psiquiatra que hablaba de la desesperanza que se está instalando en la vida de las personas. Desesperanza y un agujero negro.
Muy negro. Que nos entorpece hacer planes o sentir que todo esto pasará. 

Y sí. Pasará. 

En los ochenta nos imaginábamos el fin del mundo con extraterrestres o que los rusos y los yanquies se cargaban el planeta...El planeta nos lo cargamos cada día nosotros mismos. Solitos. Y ya estamos en el fin del mundo. O lo que es el fin de una Era. El mundo que habíamos conocido ya dejará de a poco de existir. La manera de comunicarnos, de trabajar, de salir a la calle, de viajar. Negamos. 

Así que deberé esforzarme en visualizar una nueva manera de vivir. Y dejar que la nube negra se desvanezca poco a poco  y pueda ver. 
Ver a través de cualquier lugar.



 

I'm waking up

I can feel it all

I'm waking up

I can breathe

I can love for you

I'm waking up

waking up

8 comentarios:

  1. Una nueva manera de vivir, sí. De momento estamos viviendo de forma provisional. Esperando. Como la espera puede sr larga debemos aferrarnos al nosotros y sacar fuerza de lo positivo. Ya, que fácil ¿no? pues no, es muy difícil, pero no nos queda otra. De todo esto estamos sacando que lo sencillo es bello, que somos más fuertes que lo que pensábamos y que este momento se hace interminable. Pero pasará, pronto, ya verás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta eso de vivir de forma provisional...me lo quedo. Es una gran frase!!! y es esperanzadora.
    No es nada fácil esta situación pero como tú dices hay cosas buenas, como encontrar en lo cotidiano y en las
    pequenas cosas lo importante. Para mi, esto de que haya menos gente en las calles y menos tráfico...es una delicia, pensando egoístamente, claro...
    Te mando un gran abrazo y un muxu!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Sí Noel....pero a veces cuesta un poco...
      pero ahora, en estos momentos la vida nos la hemos de tomar así, el día a día.
      Besazos!!!

      Eliminar
  4. Nos hemos acostumbrado a que nuestras vidas eran, más o menos, una línea recta llena de cosas (más o menos malas) y en las que siempre estaríamos igual o un poquito mejor... No eran grandes mejoras las que esperábamos, nada de milagros, una tele más grande, unas vacaciones, mejorar un poco en el trabajo...

    Ahora parece que todo se ha ido a la mierda. Éramos niños armando un puzzle y no teníamos ni idea de lo que debía salir...

    ResponderEliminar
  5. Fantasear, dejarme llevar por ideas y planes que sé probablemente jamás llevaré a cabo, es algo que he hecho desde siempre. Me relaja, saber que existe la posibilidad poder dar un giro al volante de tu video de le pone una nota diferente a la rutina.

    Ahora nos han quitado la posibilidad de ensoñar e imaginar un futuro más o menos cercano. La imaginación y la ilusión cercenadas, nuestros mayores encerrados por su seguridad, nuestros jóvenes cada vez más encadenados a los móviles que son los que les dan la libertad para relacionarse, los adultos con un nudo en la garganta intentamos ahuyentar los peores pensamientos repitiéndonos "no vivas en el futuro, no tiene por qué suceder eso tan terrible que estás imaginando", "no vivas en el futuro", "no vivas en el futuro". Porque ahora cuando imaginamos no ensoñamos, solo podemos vislumbrar que esta vida miserable que llevamos no va a cambiar, que estamos en manos de los que manejan los datos, ahora más que nunca somos conscientes de que somos peones.

    Son tiempos duros, porque sin sueños no hay ilusión y sin ilusión la vida es muy gris.

    A mí me consuela ver que hay otras personas que no lo llevan bien, te cuento todo esto no con intención de echar leña al fuego, no con idea de hundir ánimos, sino desde la empatía.
    Somos, sentimos, llevamos mal las distancias, los humanos somos así, yo no me quiero acostumbrar a esta nueva forma de vivir. Me siento menos sola leyéndote.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Y luego de esos tiempos temiendo a extraterrestres o amenazas externas, queda claro que el humano es su propio depredador y ejecutor, y aun ahora se pierden tiempo y recursos en nimiedades en vez de atender las cosas que aseguren el bienestar y la existencia continua de la especie para el futuro. Ni hablar.

    ResponderEliminar
  7. Casi todo lo que visualizas lo logras. A mí me ha pasado.Lo único que no puedes parar es la muerte de los que amas
    saludos

    ResponderEliminar