lunes, 28 de septiembre de 2015

Allá donde vaya


La política no es lo mío. Ya para empezar.
Intento hablar lo mínimo sobre cuestiones de politiqueo, porque las personas no son nada respetuosas con la ideología de los demás, así que siempre evito meterme en conversaciones peliagudas. Con la religión pasa lo mismo.
Con muyyyyy poca gente, se puede mantener un dialogo respetuoso. Sin atacar, sin insultar, sin machacar. Pero viendo el panorama de nuestros propios gobernantes, que todos son unos analfabetos y unos maleducados, que chillan al hablar y que hasta se insultan...poco podemos mantener la compostura los demás.

Hace unos días hablaba con una amiga que tengo americana. Es yankie,yankie.
A ella le flipa España. Como me dice siempre: Sois un topito de mierda en el "mapa mundi", pero qué país alucinante...Y siempre me hace reír.
Esta entrada, de hecho, sería suya, por que repetiré todo lo que me dice siempre.

Sois un país minúsculo con una riqueza cultural que alucinas. Tenéis cuatro lenguas y acentos distintos en cada región que uno visita. Todos igual de lindos y pintorescos. Cada región con su cultura, sus maneras, su comida, sus costumbres. Tan distintos unos de otros que maravilla pensar que estás en el mismo "topo". Tenéis mares y océanos. Unas playas espectaculares. Unos paisajes de infarto. Tenéis montañas verdes impresionantes y nieve para aburrir. Ciudades preciosas.
Las distancias entre cada región no son tan agobiantes como para no poder conocer toda la península cada vez que decidas tomarte unas pequeñas vacaciones.

Tenéis una historia de siglos. Cuando uno os conoce se engancha a vosotros. Tenéis castillos medievales, ruinas romanas, celtas, griegas...Es para envidiaros.

En cambio, vuestros políticos no sé que hacen...por que en lugar de "imponer" el respeto y la tolerancia entre todas las regiones, crean desconfianza, malestar, 
odio e incomprensión. El separatismo lo crean los unos y los otros. Todos.

Es maravilloso saber idiomas y tener amigos en todas partes del mundo. Es fantástico poder tener una conversación decente con personas de distintas formas de pensar, de opuestas ideologías y de nacionalidades diferentes. Sean o no del mismo país.
Poder saber cómo sabe la comida en un lugar o en otro. 
Cómo hablan, se expresan y viven la gente de un lugar.

El mundo está así, por que todos quieren su única y exclusiva "verdad". 
Y no hay una única verdad.
Todos tenemos nuestra historia, nuestras creencias. Aunque no queramos, tenemos una religión con la que crecimos, un idioma, unos abuelos que nos dieron unas raíces con las que, por muy lejos que nos vayamos, tenemos en nuestro interior. 
El sentimiento de "tribu" está en nuestro ADN. Y nos caracteriza.
Y nadie debería arrebatárnoslo. Pero tampoco deberíamos hacerlo nosotros con nadie. 

Que cierto Année.

Yo no puedo olvidar quien soy ni de donde vengo. Catalana de pura cepa. Aprendí el castellano en la escuela. Y también aprendí francés. Mi familia tiene una historia y una manera de vivir.
Como la tiene mi amiga de Sevilla, mi amiga de Zafra, mis amigos del País Vasco, mi amiga de Tarazona, mi amiga de Astorga...tengo amigos en todas partes y cada uno de ellos tiene su historia personal.
Tengo amigos "fachas" y amigos "independentistas". Pero conmigo son respetuosos y yo con ellos.
Todos y cada uno de nosotros estamos de acuerdo que la gente debe decir lo que piensa y por qué lo piensa.Y debe decidir para poder cambiar el mundo.
Siempre desde el dialogo y siempre desde la tolerancia.
Sea cual sea su manera de pensar.

Allá donde me vaya a vivir seré catalana. Por que es verdad que me identifico más con el sentir catalán que con el español. Muchas de mis amistades se sienten mitad y mitad, catalanes y del sitio de donde son sus padres, de donde veranean y de donde son sus primos. ¿Eso es malo? Eso es estupendo. Y nada cambiará eso.
El sentir es de cada uno. Y es imposible ir en contra.

Como dice mi amiga "yankie" es una lástima que nuestros políticos lo hagan tan mal todo...y hayan radicalizado de esta manera a un país.  A unos y otros.
No debemos olvidar que las culpas siempre son compartidas.

Los comentarios y las actitudes maleducadas sobran.
Y que la intolerancia de unos y de otros me sobrepasa.



domingo, 27 de septiembre de 2015

I was feeling sad


No me desprendo de esta segunda piel llamada tristeza, que llevo ya impregnada desde hace meses. Yo misma me voy repitiendo que es casi un delito sentirse así. Rectifico, casi no...es, un delito.
Pero cuesta muchísimo ir contra el ánimo. Me levanto y me digo en plan secta: nena, sonríe, hoy vas a hacer un montón de trabajo y se van a arreglar unas cuantas cosas.
Pero al paso de las horas vuelven esas nubes negras que poblan mi cabeza y no dan tregua alguna para respirar. Y me sigo diciendo que no es justo que ande de esta manera cuando a mi alrededor se desangra el mundo.
Pero está claro que todos vemos sólo nuestros problemas y nuestras miserias.

Vago con la mirada anclada en algún lugar y miro con odio a la humanidad. He llegado al punto que no puedo con la vida. Esos seres imperfectos y desastrosos que somos las personas. Que sólo miramos nuestro ombligo. Estoy triste y no debería.

Vuelvo a repetirme una y otra vez que el mundo es el que es y que nadie ni nada logrará cambiarlo.
Una colega decía el otro día que nuestra civilización había llegado ya al punto de la destrucción, como pasó con los egipcios o los romanos. Civilizaciones poderosas que cayeron y nada pudo salvarlos. Y que nosotros ya entramos en la espiral de la autodestrucción. Que agonía de pesimismo.

Pero cuando te paras a mirar. Un segundo simplemente, puedes ver...y cuando envuelvo mi ser al desvarío de lo animal, huelo el aire con mi trufa ancestral y percibo el declive. Entonces es cuando quiero encerrarme de nuevo en mi bosque particular y no salir jamás.






lunes, 14 de septiembre de 2015

¿Antes me afectaban los lunes? o ¿Siempre me afectaron los domingos?




Estoy tan cansada hoy...parece que este fin de semana se multiplicó por tres. Odio los fines de semana. Y eso que siempre trabajo los sábados. Pero éste pasado, tuve fiesta...maldita fiesta inoportuna que hizo que mi vida se complicara mucho más de la cuenta. Aunque sin respirar digo que la culpa es todita mía, que soy amante de las causas perdidas, de las estrellas fugaces que no se caen, de los terremotos interrumpidos, de las mareas que se quedan a medias y no se llevan los cadáveres asesinados por descuidados. Que sería más fácil trabajar veinte horas seguidas que llevar el ritmo de no saber decir que no a nada. Y correr de un lado para otro y pensar que llegas a medio gas o te quemas achicharrada como croqueta en sartén de casa ajena. 

jueves, 10 de septiembre de 2015

Criticando a los que critican.


¿En todas las ciudades a de haber un Sheriff? En la calle donde trabajo tenemos uno. 
Es el Sheriff de la calle de las tiendas de una mierda de ciudad (perdonad los autóctonos, si os ofenden mis palabras). Porque la ciudad donde trabajo deja mucho que desear. Pero lo que son las cosas, siempre hay alguien que se cree más que el alcalde.  Aquí es el "cocinillas" y su séquito.

A ver...os aclaro. Como toda ciudad, divida por diferentes ejes comerciales, se tienen distintas maneras de hacer y actuar. Para los que no tenéis ni idea, es alucinante la diferencia que hay entre una calle y otra en una ciudad pequeña. A parte de las envidias, estupideces y rifi-rafes.  No quiero pensar qué debe ser Barcelona capital. Pues "mi" calle es genial.

Lo que os decía, tenemos un Sheriff que lo apodamos el "Cocinillas". Señor que ronda los sesenta, vestido como uno de treinta y súper repeinao. Su manera de colocarse la bufanda (siempre a juego con los pantalones) es impecable. Entra en los sitios con ese aire de "me duele la cara de ser tan guapo" (como la canción) y habla de cuando era "disc jockey"...que furor el hombre. Te mira por encima del hombro y si no estás a su altura, evidentemente ni muerto va a saludarte. Si eres mujer debes reírle las gracias e ir con minifalda.  
 Como todo buen Sheriff tiene su séquito*, en este caso dos sequaces "el Pelopolla" y el "Chiquito". Unos buenos personajes. 
En sus buenos tiempos el "Pelopolla" un maleducado donde los haya, debió generar bastante pasta con sus dos o tres tiendas multimarca (le queda una tienda). Ahora, evidentemente se come los mocos (como todos), pero deja siempre las llaves del audi allí donde va y habla en voces en el bar de que juega al golf y se va a esquiar a tal o cual sitio. Feo de cojones, pero eso sí, vestido de marca de cabo a rabo. Éste es la mano derecha del Sheriff. 
Siempre en la calle, al lado de sus tiendas hablando y criticando al personal.

"Chiquito" es el más "oscuro"... Siempre con las manos en los bolsillos y mirando como de reojo. Te mira y no te mira. Dicen que un día aparecerá muerto en un container por los trapicheos que tiene. Un flaco también vestido de marca, con poco vocabulario  y una chulería sobrehumana.Un mafias analfabeto.


A la calle ha llegado una nueva tienda. Grande y espectacular. Se han gastado tanta pasta reformando el local que da miedo. El Sheriff y sus secuaces fueron los tres en tropel a curiosear. Se rieron con la dependienta, una morenaza guapa y cambiaron impresiones con el dueño.
Con "malas artes" seguramente le sacaron al pobre muchacho todo lo que pudieron de su vida. Supongo que tampoco está a su altura, porque ahora pasan por su lado y no le saludan. Bueno, como hacen con media calle. El chico ha pasado a ser de "nuestro bando" y se flipa con semejante actitud. Se ve que si no eres/eras un "nuevo rico" venido a menos, aunque debas disimularlo...no entras en el grupo de los elegidos a saludarte. 

Y yo me pregunto...¿te cambia la vida  pensar que eres más que los demás? ¿comes más? ¿follas más? ¿te bajan los impuestos? ¿Hacienda te hace la ola cuando vas a pagar?

Ellos se ríen de los pobres "mortales" cuando te ven pasar. Y yo me sonrío porque siempre me ha generado mucha curiosidad las personas que aparentan. Me gustaría poder preguntarles qué sienten comportándose así. Si realmente experimentan algo distinto a mi. 
Supongo que sí. Si no, dudo que se comportaran de esta manera. 

Podría enumerar a más de éstos personajes...pero por hoy es suficiente...cada calle, cada lugar, tiene sus cosas y su gente...

Y todos nos criticamos mutuamente. Cosas de la vida...

Me gustaría saber...qué piensan de mi socia, de mi y de nuestra tienda....Mmmmm....que miedito....



PD-*No nos costó mucho encontrar "apodos"...eh! A.
Te dedico la entrada a ti.
Que te echo en falta cada día a la mañana cuando me vengo a trabajar. Tu sonrisa, tu energía, tu vitalidad. Hay personas con estilo y otras que jamás llegarán a nada.
La sencillez y el saber estar, a veces creo, que sólo es para elegidos...