viernes, 2 de diciembre de 2016

Un día cualquiera lleno de huracanes.

Graffiti en "El Mercado de las Pulgas"
Buenos Aires

...en todas las ciudades hay esquinas difíciles, 
sólo hace falta sacudirse el miedo...



Me siento a desayunar en una cafetería pequeña, donde hacen un café bastante bueno. La música es horrenda, esa mezcla de hip hop o yo que sé que estropea el ambiente. Pero por suerte suena bajita y no molesta. Si te concentras en leer ya no se escucha. Siempre me siento en una mesa individual, pequeñita, que da frente a la puerta y a una vidriera grande. Miro el cruce que queda frente a mi, cientos de coches pasan sin descanso. El sol, a las diez y media de la mañana reluce  en contraste con lo oscura que está la cafetería. La temperatura ya es de 21 grados. Hoy volverá hacer muchísimo calor.
Intento cuadrar lo que siento al lugar donde estoy ahora. Una gran ciudad.
Un gran barrio. Muy grande, quizás demasiado. Imagino que no estoy aquí, la luz del sol me hace pensar en Barcelona. La calzada adoquinada también, hasta los taxis, pintados de negro y naranja. Pero Barcelona tampoco era mi ciudad.

Escribo pensando en una mañana de lunes. Dejaba mi auto aparcado, tomaba el autobús y a las 10 estaba desayunando en cualquier cafetería de Urquinaona.
Igual que ahora, observando vidas ajenas. Observando el movimiento frenético de autos y personas, pero con esa tranquilidad de pensar que esa vida sólo te pertenece los lunes por la mañana. Cuando faltaba género para la tienda, cuando quedaba con alguna diseñadora o simplemente me tomaba la mañana libre para charlar con alguna amiga.
No me pertenecía ese ruido, ni el caos, ni ese olor a asfalto "chamuscado".
Me tranquilizaba pensar que en unas horas volvía a la paz de una ciudad minúscula donde poder dormir por las noches.
Levanto de nuevo la vista y vuelvo a ver el cruce repleto de coches . La cafetería se ha llenado de gente a la que escucho pero no acabo de entender. Qué gracioso!
Es castellano pero no entiendo nada. Hay tres chicos sentados en una mesa a mi lado, presto atención a la conversación. No comprendo casi nada! Nadie me dijo que "el argentino" era tan difícil de "descifrar".
A veces pienso en mi amiga Lau, se vino de Francia sin entender ni una palabra de español. Qué mujer valiente. Ahora sé que  no creo que yo pudiera hacerlo. Vivir en otro país donde no me acompaña el idioma. Mis amigos "argentinos" que viven en Girona se mueren de la risa cuando les digo que me cuesta tanto comprender a alguien que habla por teléfono o a un grupo de gente en plena conversación animada. Lo que son las cosas. Es para reírse o para no creerlo.

Luego también me da por pensar en los miles de inmigrantes que hay en todas partes del mundo. Lo difícil que ha de ser acostumbrarse a un país donde ni si quiera son parecidos a ti en aspecto, ni hablan tu idioma.
Qué sensación tan horrible de miedo.
Yo no tengo miedo. Pero sí todavía me queda una sensación de vacío que he de llenar. Es un sentimiento extraño, porque no echas de menos tu casa, pero sí quizás echas de menos a lo que estás acostumbrado a "ver" y a "oír".
Hay momentos que pareciera que la ciudad te engulle, te hace sentir mareo, como si de repente, no supieras a dónde vas, aunque tengas claro tu destino. Todo es distinto, aunque a primera vista todo se parezca. Porque realmente todo se parece. Hasta las caras de la gente. Nada es tan distinto.
Hay lugares que me transportan a Madrid y otros muchos a los pequeños barrios de Barcelona.

Veo un policía apostado en una esquina, un chico jovencito cargando ese chaleco antibalas, ese reflectante naranja y ese uniforme tan negro con esta temperatura. Ayuda a cruzar a una señora la calle y vuelve a la pared que le da la  sombra para refugiarse del sol. Se ve que estos policías hacen de vigilantes a alguien concreto que necesita protección. Veo a muchos policías apostados en cualquier esquina. Debe ser horrible ver que las horas no pasan y que tu jornada laboral sea simplemente estar de pie en una esquina. Aquí la policía no parece nada cercana. Aunque sinceramente, yo actúo igual que en España. Si necesito preguntar algo, lo pregunto y se lo pregunto a ellos que para eso están.Y todos han sido la mar de amables.
Pero si que es verdad que si hablas con la gente no tienen demasiada confianza en el cuerpo de la policía. Me da tristeza. Yo jamás he estado en contra de los cuerpos policiales, está claro que nuestra sociedad necesita de alguien con uniforme a pesar de que nos joda. Me discuto siempre con la frase ¿quién vigila a los vigilantes?
Es cierto. Pero ¿quién vigilaría a los putos chorizos?

Lo mejor de este rato, mi café con leche con las dos "medias lunas". Ya lo dije en alguna parte,  son unos híbridos entre los croissant y los brioche. Están buenísimas y son las culpables de los kilos de más. Disfruto de la hora mirando al "tendido" y escribiendo frases sueltas que dan para una entrada.
Nadie nos prepara para los cambios. Y aunque éstos son necesarios y muchas veces la rutina diaria nos hace maldecir y nos hace desear que las cosas cambien, cuando realmente entras dentro del "ojo del huracán" al principio parece que todo es igual. Que nada ha cambiado.
Pero no es cierto, tu otro yo empieza a girar y a girar. Se ha de adaptar de nuevo. Ha de encontrar su lugar. Nuevos proyectos y nuevas ilusiones. Unas caerán estrepitosamente contra el suelo, otras volverán a levantarse y volarán por los aires.
Y entre esas subidas y bajadas, esos giros, esos aterrizajes, debes encontrar la manera de sobrevivir a las decisiones que tomaste.
Porque rendirse siempre es demasiado fácil.
Porque la vida te dirige hacia un lugar que sólo ella sabe. Y estoy segura que lo hace para que aprendamos. Aprendamos a seguir, a ser distintos, a comprender, a abrir horizontes...Siempre dije  que nada es por casualidad.

  

viernes, 25 de noviembre de 2016

cada segundo de incertidumbre





Sigo cruzando ríos 
        andando selvas
 amando el sol
       cada día sigo sacando espinas del profundo del corazón
en la noche sigo enciendo sueños para limpiar con el humo sagrado
                           cada recuerdo

Natalia Lafourcade







lunes, 31 de octubre de 2016

Comprender las reglas y amoldarte a ellas...


                                                       Graffiti en Barrio de Villa Urquiza
                                                                          Buenos Aires


"Me guste o no, ahora me encuentro en 1Q84.  El año 1984 que yo conocía ya no existe. Esto es 1Q84. El aire ha cambiado, el paisaje ha cambiado. Me tengo que adaptar rápidamente a la forma de ser de este mundo con signo de interrogación. 
Igual que un animal liberado en un nuevo bosque.
Para protegerme y sobrevivir, tengo que comprender sin dilación las reglas del lugar y amoldarme a ellas."

1Q84 Haruki Murakami








No dista mucho de la realidad.
Uno debe aprender a vivir con y en realidades diferentes.
Aprender, que nunca es tarde.
Adaptarse como camaleón.
Mezclarse.
Aceptar.
Vivir.

Y de vez en cuando...parar y descansar.


lunes, 12 de septiembre de 2016

Facebook, sus likes, la indiferencia y la estupidez supina de la gente.



Me indigna facebook. Hace años eliminé mi cuenta personal porque no soportaba la necedad de la gente. Hace unos días di de baja el de la tienda y lo cambié por M.Bohème. Me lo pensé mucho antes de volver a esta plataforma pero al final  lo hice para continuar siguiendo páginas que me gustan y estar conectada con alguna protectora , temas animales y algún amigo.

También finiquité algunas páginas que sólo cuelgan fotos de animales torturados y desgracias varias. He llegado a la conclusión que no se consigue nada con poner esas fotos. Sé que todo el mundo ha de saber de la maldad ajena y de lo que pasa en este mundo. Sé que es un deber informarse pero no una obligación ver cuerpos destrozados. Hay veces que es mejor hacerse el loco y no ver la demencia ajena.

Pero lo que me indignó el otro día fue esa capacidad de estupidez innata de los que formamos este mundo de hoy en día. Que ya no parece real...que parece que sólo naveguemos por el ciber espacio y no distingamos que está bien o mal. 

Colgaron unas fotos de dos hijas de puta que tenían atado un perro en un balcón y le propinaban patadas y etc, etc. Total, un caso de maltrato a bichos. Uno de miles. Alguien fotografió a las susodichas y lo colgó en el face con la foto de las tipas al lado para que se les vea bien la cara. Genial. Me parece estupendo. 

Pero yo me pregunto...Quien ha hecho esas fotos, ¿ha ido a denunciarlo a la policía? o simplemente piensa que colgando las fotos el perro dejará de recibir las patadas o dejará de estar atado a ese balcón. Todos eso likes y esos emoticonos rojos de mierda ¿lo ayudaran a salir de ese balcón?

Seamos sensatos, joder!!
Se hacen las fotos para algo. Porque no soportas esa situación, que a saber cuánto tiempo hace que se va sucediendo. Un animal no puede pedir socorro. 
Está en las manos de su verdugo, de su torturador. 

Que un buen día lo compró o se lo regalaron, porque era un cachorrito gordito y peludito la mar de gracioso o hasta lo encontraron en la calle o quizás fueron a una protectora y lo adoptaron. Luego todo cambió. Y el perro molesta, come, gasta, bebe agua y se mea y caga. Ladra, rompe cosas. 
Es fácil, lo abandonas en el balcón. Pero allí rasca la puerta y a ti te jode, así que lo atas a la barandilla y como todavía ladra o se hace las necesidades encima te entra el ataque de rabia y le pegas. Esas dos señoritas como cualquier ser indecente tienen una familia, son simpáticas, tienen amigas, salen de fiesta, tienen novio. Luego llegan a casa y se lían a patadas con el perro. 

Eso es la vida real. El perfil del que abandona, el perfil del que maltrata. 
Compañeros nuestros en el trabajo, amigos, amigos de nuestros amigos, nuestra propia familia, nuestros vecinos, cualquiera. 

Pero XD! tengamos los cojones de denunciar algo así. Como de denunciar a tu vecino que se pelea con su mujer o maltrata a sus hijos. Eso se ve, se nota, se percibe. Un día tras otro. 

Somos unos putos cobardes. 

Y luego...vamos y lo colgamos en el face...o le damos al like...o lo compartimos en nuestro muro...¿y hacemos algo? No. Más abajo, le damos al like a un plato de macarrones que tiene muy buena pinta.Y seguimos con nuestra vida cibernética.

Creo que vuelvo a darme de baja de esa mierda de plataforma. No puedo con la gente y su estupidez. Su desidia con la vida. Con las cosas en general. 

Poca gente es real últimamente. La verdad. Poca gente se involucra con algo, llega hasta el final. Ayuda de verdad. Cree en la justicia. Todo el mundo es bueno para decir que haría esto y lo otro y lo de más allá. Pero la realidad es otra. 
La realidad es que giramos la cabeza hacia otro lado. 
Del lado que no incomode tanto. 


PD-No puedo colgar esta entrada en facebook porque me la bloquean...estoy flipando...supongo que porque los insulto, claro...voy a cambiarle el título...
antes decía la mierda de facebook..perdón...voy a buscar una palabra más adecuada.
Pero nada...me bloquearon...
Hace días que veo que a varias personas les han desactivado la cuenta del face. Porque cuelgan fotos eróticas o porque hablan mal de esta plataforma. Me encanta la libertad de expresión para según que cosas...podemos ver como torturan animales, pero no podemos ver una teta...o no se puede hablar mal de algo en concreto...bien por face. Sinceramente...creo que sí, que me daré de baja. O volveré a utilizarlo tan poco como antes...Es lo que hay. Me quedo aquí, que estoy en mi salsa y la gente todavía le quedan ganas de leer...




viernes, 9 de septiembre de 2016

Cuentos insensatos, quizás enajenados y absurdos...



Foto: Colour As Experiencie



Cuando la melancolía lo inunda todo durante días uno ha de buscar la forma de salir de ella, porque no puedes instalarte en la tristeza ni en la maldad del mundo para siempre. Porque la línea que te separa de la insensatez es tan fina que sólo hace falta inclinarse hacia delante y dejarse llevar por el peso del viento.
Porque una vez que saltas jamás regresas.

Es como entrar en el país de las maravillas y ser una Alicia perturbada del mundo real. No hay conejos, no hay chisteras, no hay gatos con sonrisas extravagantes, ni frases inteligentes que te hagan sentir mejor. Quizás si los vieras de verdad, si convivieras con esa realidad y se pegara a la tuya, si despertaras cada día en ese lugar distinto, pasaras un pie y luego el otro, te sumergieras, te adentraras, te perdieras. Quizás. Sólo sería un quizás. No sería exacto.

Luego, desintoxicada  pudieras de nuevo volver a la superficie. Tuvieras un camino de retorno marcado, aunque fuera con minúsculas gotas de sangre que te recordaran que siguiéndolas llegarías a la casilla de salida. Empujarías esa puerta imaginaria y saldrías de nuevo a la realidad. Esa realidad atroz, instrínseca, que no deja espacio a la utopía. ¿Quieres salir?
Mira atentamente y no te pierdas en detalles insignificantes. El barullo de la vida que corre aprisa entre la multitud, esquivando razones. Sorteando debilidades.

La vida está allí fuera. ¿Cuál es tu verdadero quizás?
No hay verdad alguna que cubra todas tus preguntas. Ni historias mágicas que cubran todas tus desesperanzas. Ni cuentos que te expliquen tus anhelos.






la fantasía se va, despertándome



miércoles, 7 de septiembre de 2016

Se desvanecen en silencio...

           
                                                           Foto:Gun Point Photography


-Para ser amiga de una mariposa, tienes que convertirte en un elemento más de la naturaleza. Eliminar cualquier indicio de humanidad, permanecer quieta y convencerte de que eres los árboles, la hierba y las flores. Lleva tiempo, pero una vez que se fía de ti, os hacéis buenas amigas.
-¿Le ha puesto nombre?-preguntó Aomame por curiosidad.-Quiero decir, como si fuera un perro o gato. La señora negó ligeramente con la cabeza.
-No le he puesto nombre. Aunque no tenga nombre, puedo diferenciarlas una a una por los dibujos y la forma. Además, ponerles nombre es inútil, porque, de todos modos, se van a morir al cabo de poco tiempo. Son amigas pasajeras sin nombre. Yo vengo aquí todos los días, las veo , las saludo y hablamos de diferentes asuntos. Pero las mariposas, llegada la hora, se van desvaneciendo en silencio.
Seguramente se mueren, pero nunca he encontrado sus cadáveres, por más que los haya buscado. Desaparecen sin dejar rastro, como si el aire se las tragara.
Las mariposas son criaturas de una elegancia, ante todo, efímera. Nacen en algún sitio, buscan tranquilamente un número de cosas y, poco después, van desapareciendo a escondidas para irse a algún lugar.
Tal vez un mundo distinto a este.

Haruki Murakami
1Q84



Como la vida misma, se desvanece sin apenas darnos cuenta.


miércoles, 31 de agosto de 2016

Gracias Adele.


Foto: Colour As Experiencie

Me levanto de mal humor. Una característica que he heredado de mi madre al cumplir los cuarenta. Antes siempre me levantaba parloteando como una cotorra y en casa tenían que pedirme por favor que me callara un ratito o me ahogaban en la bañera. Ahora, necesito mi tiempo para soportar el cambio traumático que supone aclimatarme al exterior del edredón. Si fuera primavera u otoño sería quizás un poco más fácil. Me gustan las estaciones intermedias. 
Empezar el día tiene todo un significado de deberes y obligaciones. A veces hasta de aburrimiento mortal, en modo adulto. Es igual, cualquier explicación es absurda. Es lo que hay. 

Hoy conocí a mi vecina en su hábitat. La que vive pared por pared a mi comedor. Literalmente, porque su estudio es eso, la medida de mi comedor/cocina/sala de estar. Y las paredes de este edificio son de papel maché camufladas con la apariencia de pared robusta y sana. 

Tengo horarios extraños últimamente con el trabajo y hoy tengo fiesta. Podría haberme levantado más tarde pero quería aprovechar la claridad del día y despejarme de a poco. Me calenté dos "media lunas". Son unos híbridos entre el croissant y los brioche, pero con la mala leche que cuando las pruebas, caes irremediablemente en ser adicta a ellas. Ya nada sabe igual. Necesitas un café con leche con dos o tres medias lunas. Otra vez, es lo que hay.

Abrí la tablet y pensé que estaría bien leer un rato mientras desayunaba, para suavizar las arrugas del mal humor en mi frente. Allí estaba concentrada cuando oí la vecina trastear. Juro que pensé, ¿la habrá despertado la máquina infernal del café? porque hace unos cafés de la muerte pero el ruido que mete es peor que una expresso de esas gigantes de cualquier cafetería antigua. O los ladridos del perro que se vuelve loco de contento cuando vuelve de su paseo y es imposible acallar hasta que no le das su comida. Seguí con mi silencio sus pasos.

Y de pronto música. "Adele" cantaba a pleno pulmón en el mini estudio de al lado. Con esa voz potente que la caracteriza. Y lo hacía acompañada nada más y nada menos de mi vecina, que la secundaba con un énfasis capaz de despertar a medio edificio. 

¿Pero sabéis? Empecé a sonreír. Me la imaginaba con su pijama, cantándole al cepillo de dientes, mientras hacía voltear su cuerpo y se movía al ritmo de la música. Acompañando mi visión se solapaban los ruidos de saltitos detrás de la pared. Y como mi imaginación se desborda a cada grito de Adele y su camarada, no puedo reprimir una risa. Fijo mi vista hacia la pared blanca y la escena se hace más nítida. Mi vecina es una morenaza que seguro causa furor entre el género masculino, no es súper guapa pero es de esas mujeres de carácter, al menos en apariencia. Y tiene ese algo que está entre la seriedad y lo salvaje de cualquier noche de fiesta, con una copa de más. 

Y me viene a la mente la foto del encabezado que, seguro, no le hace justicia y es demasiado pronto para definir a cualquier vecina a la que has visto y hablado en tres ocasiones contadas. Pero mi agudeza matutina no me permite otro tipo de fantasía. Los zapatos y las piernas largas. Creo que le pega. Aunque muchos de vosotros diréis que es envidia cochina. Pues no. Mi vecina, a la que he bautizado Adele, hoy rompió con la maldición familiar de mi mal humor matutino. 
Se lo agradezco infinitamente. 
Es divertido sentir que no soy la única loca que canta sin saber inglés haciendo coro a mis cantantes favoritos, desafinando y a pleno pulmón aún a riesgos de que te oigan los vecinos. 

Gracias Adele. Te adoro sin apenas conocerte.



martes, 30 de agosto de 2016

Sueños




Graffiti en el barrio de Agronomía, Buenos Aires.




Haz de tu vida un sueño
y de tu sueño una realidad.

Antoine de Saint-Exupéry



sería bueno poder conseguirlo....



Sopa de Cabra-Els teus somnis

Es tu sueño, te estaba esperando
ve, no lo dudes más
lucha por tus sueños
te están esperando
haz que sean ciertos...


viernes, 26 de agosto de 2016

¿Desear o alegrarse de la muerte de alguien es lo mismo que matar?


Una noche al año todo crimen es legal.
Esta noche le permite a la gente 
una liberación.
Por toda la ira y violencia
que tienen dentro.
(The Purge)


La maldad no necesita razones 
le basta con un pretexto.  Goethe


La crueldad hacia los animales enseña la crueldad hacia los humanos.
Ovidio




Hace unas semanas leí en alguna parte lo indignados que estaban los taurinos porque en el facebook un señor (con nombres y apellidos, no un anónimo) escribía en su muro que se alegraba de la muerte de un torero. Y de nuevo todas esos ataques contra los "animalistas" por ser unos monstruos que desean la muerte "humana".

Resulta paradójico que quienes festejan la muerte se ofenden cuando otro la festeja. Poniéndolo en claro, quienes disfrutan viendo la muerte de un animal, quienes directa e indirectamente la promueven a través del pago de las entradas a corridas de toros, encierros, a través de apuestas en peleas de perros o riña de gallos, y de tantas otras formas más sutiles pero igual de destructivas, como la publicidad, se escandalizan cuando alguien se alegra porque ha muerto una persona que vive de matar y que ha muerto en su ley. 


Recuerden que al torero no lo sorprendió por la espalda una manada de toros que planeó su asesinato mientras él jugaba inocentemente con sus hijos, un toro lo mató antes que él lo mate. El animal actuó por instinto, sin premeditación ni alevosía.

Si bien entiendo que resulta claro lo que acabo de escribir, voy a repetirlo para se entienda mejor: los promotores de la crueldad y de la muerte animal, hechos concretos, instigados y financiados por ellos, rasgan sus vestiduras porque alguien se alegra de una muerte previsible que forma parte del macabro atractivo de las corridas de toros. Están poniendo en un pie de igualdad el deseo con la acción.
¿Es lo mismo alegrarse de la muerte de alguien que matar a ese alguien? Vuelvo a repetir ¿es lo mismo? Claro que no es lo mismo y así lo dicen las leyes. 
¿Pregunten cuántos años de cárcel le dan a alguien que se alegra de la muerte de otro y cuántos a alguien que mata a otro?

Pero tal vez no reparé en que quizá sea posible que cualquiera de estos verdaderos “santos” que se conmueven por la muerte de un hombre y se regodean en el sufrimiento de un animal, jamás se han alegrado cuando algún enemigo muere o a alguien le va mal y es por eso que no entienden la crueldad humana. 
Es muy posible que esos prodigios de moralidad sólo crean que el sufrimiento es un atributo humano al igual que la vida y que los otros animales no tienen sensibilidad ni derechos. Todos los derechos pertenecen al animal humano.

No voy a defender tampoco a quien escribe cosas ofensivas e insultantes a alguien en concreto y menos a su familia (porque la familia qué culpa tiene).

No es el fin de este escrito defender una actitud reprochable. Yo tampoco hubiese expresado alegría por esa muerte, primero porque afortunadamente no la siento, y luego por el respeto que me producen la muerte y el sufrimiento. 
Si lo hubiese hecho sería igual que los miserables que desde una tribuna o del otro lado de un alambrado gritan y se alegran cuando un animal es asesinado.

Luego leo a los defensores de la tauromaquia, ayuntamientos y partidos políticos incluidos. Como sacan argumentos como si de un conejo en una chistera se tratara. Patrimonio cultural, respeto a la libertad de elegir y pensar!! ¿¿¿??? Repulsa (una palabra que siempre utilizan). "Falaces argumentos en contra del maltrato animal"...¿falacia? es una falta de verdad...De nuevo, que el toro, becerros, vaquillas y demás están exentos de dolor. Esa es la falacia.

Que se extinguiría el toro...¿? Cuántos animales están en vías de extinción y a nadie le importa una mierda...Que se perderían puestos de trabajo ¿? ¿Cuántos puestos de trabajo se han perdido en España? Millones. Y nadie los subvencionó.  Miles de fábricas y empresas de todo tipo han cerrado y nadie hace de eso un eslogan.

¿Cuántas personas son heridas o muertas cada año por culpa de este tipo de festejos? ¿Yo he de pagar esa seguridad social? ¿Por qué ha de ser atendido un irresponsable en un hospital público y mientras a un familiar mío lo mandan a casa por que no hay más camas?

¿Dónde queda el respeto a MI libertad?

A los defensores de la identidad nacional les diría que el fin no justifica los medios. Ninguna identidad nacional debe construirse sobre el sufrimiento y la muerte. Ninguna identidad nacional debe construirse sobre la violación a las leyes de la vida. Si así fuera los grupos fundamentalistas estarían en total derecho de hacer lo que hacen. ¿No les parece?

Para los que vayan a politizar el tema desde ya les digo que a mi no me vengan con politiqueos de pacotilla. La política nada tiene que ver. Yo quiero que se acaben los festejos taurinos, correbous, bous al carrer, bous a la mar, encierros, vaquillas, toros embolados...que se acabe con cualquier tipo de festejo con animales. De Cataluña, de España, de Francia, de México o de cualquier lugar del mundo. Sin distinción. Pero empiezo por mi país. Que es el que me interesa.

¿Que quiero imponer mi ética? Sí, me encantaría. La ética de evitar el sufrimiento innecesario, en personas y animales, si eso se respeta todo lo demás se acomoda automáticamente. 
Está caro que no me creo superior a nadie y si no está claro lo aclaro ahora, pero sobre todo no me creo un ser superior a ningún animal. Al contrario, me solidarizo con quien no tiene voz para defenderse. Cualquier persona o animal en situación de riesgo e indefensión se merece que lo ayuden.

¿Animalista? ¿yo? Claro, soy un ser humano y por lo tanto un animal, aunque no me gusta cómo usan ese término. Porque como ya he dicho yo meto en el mismo saco a cualquier ser indefenso, incluso a los animales humanos. Como decía Brigitte Bardot "no hay buenos o malos combates, solo luchar contra el horror del sufrimiento impuesto a los más débiles que no pueden defenderse por sí mismos."

Y para quien a la vista no le acompañe el procesador de la empatia en su cerebro, las imágenes de un encierro o una becerrada para mi tienen el mismo grado de horror que cuando en las noticias pasan imágenes de un linchamiento, una masa apaleando a un hombre, la lapidación de una mujer, etc.

La ira y la violencia en máximo grado por que la ley lo permite.

 ¿Y si nos permitieran un día al año matar a quien quisiéramos? ¿Y si fuera legal?





Francis Cabrel (la Corrida)


...al principio creí que solamente bastaba con defenderse
pero este lugar no tiene salida
        empiezo a comprender...




les oigo reír mientras me quejo
y les veo bailar mientras sucumbo
no pensaba que alguien 
pudiera divertirse tanto 
alrededor de una tumba
¿es serio este mundo?




lunes, 22 de agosto de 2016

Lejos, donde la esperanza rasgue tu piel.



Dicen que sigue ahí revoloteando a su alrededor. Pero le cuesta imaginar que sea verdad. Porque aunque le cuenten que nunca se fue del todo no escucha sus pasos ni si quiera percibe el halo de perfume que dejaba a su paso. 
Y las sombras todavía son más oscuras y más tristes cada atardecer. 

Porque las mañanas todavía son soportables con el sonreír de quien le quiere bien y él, les agradece devolviéndoles una mueca, no sin un gran esfuerzo. 
Esa sonrisa que todos ansían para cubrir la pesadumbre del dolor ajeno.

Nunca les cree del todo. Aunque desea con todo el alma que fuera cierto. 
Que todavía estuviera escondida entre la multitud, observándolo de lejos. Viendo como se hace viejo. Como las manos le tiemblan y la vista se le nubla. Que el brillo de sus ojos parece más extraño y las arrugas se hacen surcos a través de su piel. Tampoco desea volver atrás. Es imposible saborear de nuevo felicidad enterrada por cientos de malas vivencias. El aquí y el ahora.

La puta realidad acompañada del frío y del calor. Dicen que nunca se pierde del todo a alguien. Si miras con atención allá a lo lejos, antes de que caiga el atardecer, verás su sombra vestida como la última vez, aunque no recuerdes esa última vez. Y el perfume de su piel te rozará los labios y sentirás dolor. 

Porque el dolor se instala en tus extremidades y se desliza lentamente hacia la boca del estómago. Pero no puedes evitarlo y te quedas allí rezando que sea cierto. Por favor. Que tengan razón. 
Pero sabe que a pesar de ser viejo y loco, cuando mira sus manos, el tiempo le dice que la pérdida es algo con lo que uno jamás se acostumbra a vivir.  
Te encadena el alma.     






                                          Thought I know I'll be hunting high and low...