viernes, 16 de diciembre de 2016

Define Ira




La ira es el enredo de zarzas donde corres a esconderte
para refugiarte del abandono.

En la violencia no duele tanto la melancolía.
En la violencia sí sabes qué hacer con el miedo.


Mis abismos y Yo. 


Nunca supe como definir la ira que sentía, no supe a ciencia cierta de donde procedía, ni qué me la provocaba. Aún hoy, siento de vez en cuando un enojo que en cuestión de minutos podría pasar a ira si no me controlo. Lo hago. No me cuesta poco. Me cuesta mucho. Es algo profundo que traspasa. Algo que no debería pertenecerte. Pero que está ahí, escondido bajo tu piel. Algo que no quiero que me pertenezca. Pero una parte de mi es ira, es vesania, es dolor. 
He tenido media vida para controlarla. Pero a veces se me escapa. Como se me escapan también las cosas buenas. 
Es imposible controlar los sentimientos. Y las emociones. Es imposible olvidar ciertas cosas. La ira te hace poderoso.
Nadie desea reflejarse en ti. Nadie te compadece. Sólo se apartan. 
Todo es más fácil. Aún hoy, opto por el camino sencillo. Algunas veces. 
Quizás,por suerte, no con la misma intensidad de otra época. Pero, es igual de destructiva. Para uno mismo. Para los demás. Es una emoción que agota. Es demoledora. Despedaza la cordura. La hace añicos. 
Luego, sientes la desolación. Y la tristeza.
Pero nadie te ve. Nadie está cerca. Entonces puedes hacer frente a lo que sea. Paraste el golpe y te protegiste. Y el daño ya está hecho. Pero ya no es tu daño, ni tu miedo. Ya no eres tú. Es una parte de ti que se aleja. Definir la ira no es buscar en el diccionario la respuesta. Es buscarla más allá de uno mismo. 

Esas cuatro frases son la descripción ideal de ira, para mi. Un genio Ruth.


viernes, 2 de diciembre de 2016

Un día cualquiera lleno de huracanes.

Graffiti en "El Mercado de las Pulgas"
Buenos Aires

...en todas las ciudades hay esquinas difíciles, 
sólo hace falta sacudirse el miedo...



Me siento a desayunar en una cafetería pequeña, donde hacen un café bastante bueno. La música es horrenda, esa mezcla de hip hop o yo que sé que estropea el ambiente. Pero por suerte suena bajita y no molesta. Si te concentras en leer ya no se escucha. Siempre me siento en una mesa individual, pequeñita, que da frente a la puerta y a una vidriera grande. Miro el cruce que queda frente a mi, cientos de coches pasan sin descanso. El sol, a las diez y media de la mañana reluce  en contraste con lo oscura que está la cafetería. La temperatura ya es de 21 grados. Hoy volverá hacer muchísimo calor.
Intento cuadrar lo que siento al lugar donde estoy ahora. Una gran ciudad.
Un gran barrio. Muy grande, quizás demasiado. Imagino que no estoy aquí, la luz del sol me hace pensar en Barcelona. La calzada adoquinada también, hasta los taxis, pintados de negro y naranja. Pero Barcelona tampoco era mi ciudad.

Escribo pensando en una mañana de lunes. Dejaba mi auto aparcado, tomaba el autobús y a las 10 estaba desayunando en cualquier cafetería de Urquinaona.
Igual que ahora, observando vidas ajenas. Observando el movimiento frenético de autos y personas, pero con esa tranquilidad de pensar que esa vida sólo te pertenece los lunes por la mañana. Cuando faltaba género para la tienda, cuando quedaba con alguna diseñadora o simplemente me tomaba la mañana libre para charlar con alguna amiga.
No me pertenecía ese ruido, ni el caos, ni ese olor a asfalto "chamuscado".
Me tranquilizaba pensar que en unas horas volvía a la paz de una ciudad minúscula donde poder dormir por las noches.
Levanto de nuevo la vista y vuelvo a ver el cruce repleto de coches . La cafetería se ha llenado de gente a la que escucho pero no acabo de entender. Qué gracioso!
Es castellano pero no entiendo nada. Hay tres chicos sentados en una mesa a mi lado, presto atención a la conversación. No comprendo casi nada! Nadie me dijo que "el argentino" era tan difícil de "descifrar".
A veces pienso en mi amiga Lau, se vino de Francia sin entender ni una palabra de español. Qué mujer valiente. Ahora sé que  no creo que yo pudiera hacerlo. Vivir en otro país donde no me acompaña el idioma. Mis amigos "argentinos" que viven en Girona se mueren de la risa cuando les digo que me cuesta tanto comprender a alguien que habla por teléfono o a un grupo de gente en plena conversación animada. Lo que son las cosas. Es para reírse o para no creerlo.

Luego también me da por pensar en los miles de inmigrantes que hay en todas partes del mundo. Lo difícil que ha de ser acostumbrarse a un país donde ni si quiera son parecidos a ti en aspecto, ni hablan tu idioma.
Qué sensación tan horrible de miedo.
Yo no tengo miedo. Pero sí todavía me queda una sensación de vacío que he de llenar. Es un sentimiento extraño, porque no echas de menos tu casa, pero sí quizás echas de menos a lo que estás acostumbrado a "ver" y a "oír".
Hay momentos que pareciera que la ciudad te engulle, te hace sentir mareo, como si de repente, no supieras a dónde vas, aunque tengas claro tu destino. Todo es distinto, aunque a primera vista todo se parezca. Porque realmente todo se parece. Hasta las caras de la gente. Nada es tan distinto.
Hay lugares que me transportan a Madrid y otros muchos a los pequeños barrios de Barcelona.

Veo un policía apostado en una esquina, un chico jovencito cargando ese chaleco antibalas, ese reflectante naranja y ese uniforme tan negro con esta temperatura. Ayuda a cruzar a una señora la calle y vuelve a la pared que le da la  sombra para refugiarse del sol. Se ve que estos policías hacen de vigilantes a alguien concreto que necesita protección. Veo a muchos policías apostados en cualquier esquina. Debe ser horrible ver que las horas no pasan y que tu jornada laboral sea simplemente estar de pie en una esquina. Aquí la policía no parece nada cercana. Aunque sinceramente, yo actúo igual que en España. Si necesito preguntar algo, lo pregunto y se lo pregunto a ellos que para eso están.Y todos han sido la mar de amables.
Pero si que es verdad que si hablas con la gente no tienen demasiada confianza en el cuerpo de la policía. Me da tristeza. Yo jamás he estado en contra de los cuerpos policiales, está claro que nuestra sociedad necesita de alguien con uniforme a pesar de que nos joda. Me discuto siempre con la frase ¿quién vigila a los vigilantes?
Es cierto. Pero ¿quién vigilaría a los putos chorizos?

Lo mejor de este rato, mi café con leche con las dos "medias lunas". Ya lo dije en alguna parte,  son unos híbridos entre los croissant y los brioche. Están buenísimas y son las culpables de los kilos de más. Disfruto de la hora mirando al "tendido" y escribiendo frases sueltas que dan para una entrada.
Nadie nos prepara para los cambios. Y aunque éstos son necesarios y muchas veces la rutina diaria nos hace maldecir y nos hace desear que las cosas cambien, cuando realmente entras dentro del "ojo del huracán" al principio parece que todo es igual. Que nada ha cambiado.
Pero no es cierto, tu otro yo empieza a girar y a girar. Se ha de adaptar de nuevo. Ha de encontrar su lugar. Nuevos proyectos y nuevas ilusiones. Unas caerán estrepitosamente contra el suelo, otras volverán a levantarse y volarán por los aires.
Y entre esas subidas y bajadas, esos giros, esos aterrizajes, debes encontrar la manera de sobrevivir a las decisiones que tomaste.
Porque rendirse siempre es demasiado fácil.
Porque la vida te dirige hacia un lugar que sólo ella sabe. Y estoy segura que lo hace para que aprendamos. Aprendamos a seguir, a ser distintos, a comprender, a abrir horizontes...Siempre dije  que nada es por casualidad.

  

viernes, 25 de noviembre de 2016

cada segundo de incertidumbre





Sigo cruzando ríos 
        andando selvas
 amando el sol
       cada día sigo sacando espinas del profundo del corazón
en la noche sigo enciendo sueños para limpiar con el humo sagrado
                           cada recuerdo

Natalia Lafourcade







lunes, 31 de octubre de 2016

Comprender las reglas y amoldarte a ellas...


                                                       Graffiti en Barrio de Villa Urquiza
                                                                          Buenos Aires


"Me guste o no, ahora me encuentro en 1Q84.  El año 1984 que yo conocía ya no existe. Esto es 1Q84. El aire ha cambiado, el paisaje ha cambiado. Me tengo que adaptar rápidamente a la forma de ser de este mundo con signo de interrogación. 
Igual que un animal liberado en un nuevo bosque.
Para protegerme y sobrevivir, tengo que comprender sin dilación las reglas del lugar y amoldarme a ellas."

1Q84 Haruki Murakami








No dista mucho de la realidad.
Uno debe aprender a vivir con y en realidades diferentes.
Aprender, que nunca es tarde.
Adaptarse como camaleón.
Mezclarse.
Aceptar.
Vivir.

Y de vez en cuando...parar y descansar.


lunes, 12 de septiembre de 2016

Facebook, sus likes, la indiferencia y la estupidez supina de la gente.



Me indigna facebook. Hace años eliminé mi cuenta personal porque no soportaba la necedad de la gente. Hace unos días di de baja el de la tienda y lo cambié por M.Bohème. Me lo pensé mucho antes de volver a esta plataforma pero al final  lo hice para continuar siguiendo páginas que me gustan y estar conectada con alguna protectora , temas animales y algún amigo.

También finiquité algunas páginas que sólo cuelgan fotos de animales torturados y desgracias varias. He llegado a la conclusión que no se consigue nada con poner esas fotos. Sé que todo el mundo ha de saber de la maldad ajena y de lo que pasa en este mundo. Sé que es un deber informarse pero no una obligación ver cuerpos destrozados. Hay veces que es mejor hacerse el loco y no ver la demencia ajena.

Pero lo que me indignó el otro día fue esa capacidad de estupidez innata de los que formamos este mundo de hoy en día. Que ya no parece real...que parece que sólo naveguemos por el ciber espacio y no distingamos que está bien o mal. 

Colgaron unas fotos de dos hijas de puta que tenían atado un perro en un balcón y le propinaban patadas y etc, etc. Total, un caso de maltrato a bichos. Uno de miles. Alguien fotografió a las susodichas y lo colgó en el face con la foto de las tipas al lado para que se les vea bien la cara. Genial. Me parece estupendo. 

Pero yo me pregunto...Quien ha hecho esas fotos, ¿ha ido a denunciarlo a la policía? o simplemente piensa que colgando las fotos el perro dejará de recibir las patadas o dejará de estar atado a ese balcón. Todos eso likes y esos emoticonos rojos de mierda ¿lo ayudaran a salir de ese balcón?

Seamos sensatos, joder!!
Se hacen las fotos para algo. Porque no soportas esa situación, que a saber cuánto tiempo hace que se va sucediendo. Un animal no puede pedir socorro. 
Está en las manos de su verdugo, de su torturador. 

Que un buen día lo compró o se lo regalaron, porque era un cachorrito gordito y peludito la mar de gracioso o hasta lo encontraron en la calle o quizás fueron a una protectora y lo adoptaron. Luego todo cambió. Y el perro molesta, come, gasta, bebe agua y se mea y caga. Ladra, rompe cosas. 
Es fácil, lo abandonas en el balcón. Pero allí rasca la puerta y a ti te jode, así que lo atas a la barandilla y como todavía ladra o se hace las necesidades encima te entra el ataque de rabia y le pegas. Esas dos señoritas como cualquier ser indecente tienen una familia, son simpáticas, tienen amigas, salen de fiesta, tienen novio. Luego llegan a casa y se lían a patadas con el perro. 

Eso es la vida real. El perfil del que abandona, el perfil del que maltrata. 
Compañeros nuestros en el trabajo, amigos, amigos de nuestros amigos, nuestra propia familia, nuestros vecinos, cualquiera. 

Pero XD! tengamos los cojones de denunciar algo así. Como de denunciar a tu vecino que se pelea con su mujer o maltrata a sus hijos. Eso se ve, se nota, se percibe. Un día tras otro. 

Somos unos putos cobardes. 

Y luego...vamos y lo colgamos en el face...o le damos al like...o lo compartimos en nuestro muro...¿y hacemos algo? No. Más abajo, le damos al like a un plato de macarrones que tiene muy buena pinta.Y seguimos con nuestra vida cibernética.

Creo que vuelvo a darme de baja de esa mierda de plataforma. No puedo con la gente y su estupidez. Su desidia con la vida. Con las cosas en general. 

Poca gente es real últimamente. La verdad. Poca gente se involucra con algo, llega hasta el final. Ayuda de verdad. Cree en la justicia. Todo el mundo es bueno para decir que haría esto y lo otro y lo de más allá. Pero la realidad es otra. 
La realidad es que giramos la cabeza hacia otro lado. 
Del lado que no incomode tanto. 


PD-No puedo colgar esta entrada en facebook porque me la bloquean...estoy flipando...supongo que porque los insulto, claro...voy a cambiarle el título...
antes decía la mierda de facebook..perdón...voy a buscar una palabra más adecuada.
Pero nada...me bloquearon...
Hace días que veo que a varias personas les han desactivado la cuenta del face. Porque cuelgan fotos eróticas o porque hablan mal de esta plataforma. Me encanta la libertad de expresión para según que cosas...podemos ver como torturan animales, pero no podemos ver una teta...o no se puede hablar mal de algo en concreto...bien por face. Sinceramente...creo que sí, que me daré de baja. O volveré a utilizarlo tan poco como antes...Es lo que hay. Me quedo aquí, que estoy en mi salsa y la gente todavía le quedan ganas de leer...




viernes, 9 de septiembre de 2016

Cuentos insensatos, quizás enajenados y absurdos...



Foto: Colour As Experiencie



Cuando la melancolía lo inunda todo durante días uno ha de buscar la forma de salir de ella, porque no puedes instalarte en la tristeza ni en la maldad del mundo para siempre. Porque la línea que te separa de la insensatez es tan fina que sólo hace falta inclinarse hacia delante y dejarse llevar por el peso del viento.
Porque una vez que saltas jamás regresas.

Es como entrar en el país de las maravillas y ser una Alicia perturbada del mundo real. No hay conejos, no hay chisteras, no hay gatos con sonrisas extravagantes, ni frases inteligentes que te hagan sentir mejor. Quizás si los vieras de verdad, si convivieras con esa realidad y se pegara a la tuya, si despertaras cada día en ese lugar distinto, pasaras un pie y luego el otro, te sumergieras, te adentraras, te perdieras. Quizás. Sólo sería un quizás. No sería exacto.

Luego, desintoxicada  pudieras de nuevo volver a la superficie. Tuvieras un camino de retorno marcado, aunque fuera con minúsculas gotas de sangre que te recordaran que siguiéndolas llegarías a la casilla de salida. Empujarías esa puerta imaginaria y saldrías de nuevo a la realidad. Esa realidad atroz, instrínseca, que no deja espacio a la utopía. ¿Quieres salir?
Mira atentamente y no te pierdas en detalles insignificantes. El barullo de la vida que corre aprisa entre la multitud, esquivando razones. Sorteando debilidades.

La vida está allí fuera. ¿Cuál es tu verdadero quizás?
No hay verdad alguna que cubra todas tus preguntas. Ni historias mágicas que cubran todas tus desesperanzas. Ni cuentos que te expliquen tus anhelos.






la fantasía se va, despertándome



miércoles, 7 de septiembre de 2016

Se desvanecen en silencio...

           
                                                           Foto:Gun Point Photography


-Para ser amiga de una mariposa, tienes que convertirte en un elemento más de la naturaleza. Eliminar cualquier indicio de humanidad, permanecer quieta y convencerte de que eres los árboles, la hierba y las flores. Lleva tiempo, pero una vez que se fía de ti, os hacéis buenas amigas.
-¿Le ha puesto nombre?-preguntó Aomame por curiosidad.-Quiero decir, como si fuera un perro o gato. La señora negó ligeramente con la cabeza.
-No le he puesto nombre. Aunque no tenga nombre, puedo diferenciarlas una a una por los dibujos y la forma. Además, ponerles nombre es inútil, porque, de todos modos, se van a morir al cabo de poco tiempo. Son amigas pasajeras sin nombre. Yo vengo aquí todos los días, las veo , las saludo y hablamos de diferentes asuntos. Pero las mariposas, llegada la hora, se van desvaneciendo en silencio.
Seguramente se mueren, pero nunca he encontrado sus cadáveres, por más que los haya buscado. Desaparecen sin dejar rastro, como si el aire se las tragara.
Las mariposas son criaturas de una elegancia, ante todo, efímera. Nacen en algún sitio, buscan tranquilamente un número de cosas y, poco después, van desapareciendo a escondidas para irse a algún lugar.
Tal vez un mundo distinto a este.

Haruki Murakami
1Q84



Como la vida misma, se desvanece sin apenas darnos cuenta.


miércoles, 31 de agosto de 2016

Gracias Adele.


Foto: Colour As Experiencie

Me levanto de mal humor. Una característica que he heredado de mi madre al cumplir los cuarenta. Antes siempre me levantaba parloteando como una cotorra y en casa tenían que pedirme por favor que me callara un ratito o me ahogaban en la bañera. Ahora, necesito mi tiempo para soportar el cambio traumático que supone aclimatarme al exterior del edredón. Si fuera primavera u otoño sería quizás un poco más fácil. Me gustan las estaciones intermedias. 
Empezar el día tiene todo un significado de deberes y obligaciones. A veces hasta de aburrimiento mortal, en modo adulto. Es igual, cualquier explicación es absurda. Es lo que hay. 

Hoy conocí a mi vecina en su hábitat. La que vive pared por pared a mi comedor. Literalmente, porque su estudio es eso, la medida de mi comedor/cocina/sala de estar. Y las paredes de este edificio son de papel maché camufladas con la apariencia de pared robusta y sana. 

Tengo horarios extraños últimamente con el trabajo y hoy tengo fiesta. Podría haberme levantado más tarde pero quería aprovechar la claridad del día y despejarme de a poco. Me calenté dos "media lunas". Son unos híbridos entre el croissant y los brioche, pero con la mala leche que cuando las pruebas, caes irremediablemente en ser adicta a ellas. Ya nada sabe igual. Necesitas un café con leche con dos o tres medias lunas. Otra vez, es lo que hay.

Abrí la tablet y pensé que estaría bien leer un rato mientras desayunaba, para suavizar las arrugas del mal humor en mi frente. Allí estaba concentrada cuando oí la vecina trastear. Juro que pensé, ¿la habrá despertado la máquina infernal del café? porque hace unos cafés de la muerte pero el ruido que mete es peor que una expresso de esas gigantes de cualquier cafetería antigua. O los ladridos del perro que se vuelve loco de contento cuando vuelve de su paseo y es imposible acallar hasta que no le das su comida. Seguí con mi silencio sus pasos.

Y de pronto música. "Adele" cantaba a pleno pulmón en el mini estudio de al lado. Con esa voz potente que la caracteriza. Y lo hacía acompañada nada más y nada menos de mi vecina, que la secundaba con un énfasis capaz de despertar a medio edificio. 

¿Pero sabéis? Empecé a sonreír. Me la imaginaba con su pijama, cantándole al cepillo de dientes, mientras hacía voltear su cuerpo y se movía al ritmo de la música. Acompañando mi visión se solapaban los ruidos de saltitos detrás de la pared. Y como mi imaginación se desborda a cada grito de Adele y su camarada, no puedo reprimir una risa. Fijo mi vista hacia la pared blanca y la escena se hace más nítida. Mi vecina es una morenaza que seguro causa furor entre el género masculino, no es súper guapa pero es de esas mujeres de carácter, al menos en apariencia. Y tiene ese algo que está entre la seriedad y lo salvaje de cualquier noche de fiesta, con una copa de más. 

Y me viene a la mente la foto del encabezado que, seguro, no le hace justicia y es demasiado pronto para definir a cualquier vecina a la que has visto y hablado en tres ocasiones contadas. Pero mi agudeza matutina no me permite otro tipo de fantasía. Los zapatos y las piernas largas. Creo que le pega. Aunque muchos de vosotros diréis que es envidia cochina. Pues no. Mi vecina, a la que he bautizado Adele, hoy rompió con la maldición familiar de mi mal humor matutino. 
Se lo agradezco infinitamente. 
Es divertido sentir que no soy la única loca que canta sin saber inglés haciendo coro a mis cantantes favoritos, desafinando y a pleno pulmón aún a riesgos de que te oigan los vecinos. 

Gracias Adele. Te adoro sin apenas conocerte.



martes, 30 de agosto de 2016

Sueños




Graffiti en el barrio de Agronomía, Buenos Aires.




Haz de tu vida un sueño
y de tu sueño una realidad.

Antoine de Saint-Exupéry



sería bueno poder conseguirlo....



Sopa de Cabra-Els teus somnis

Es tu sueño, te estaba esperando
ve, no lo dudes más
lucha por tus sueños
te están esperando
haz que sean ciertos...


viernes, 26 de agosto de 2016

¿Desear o alegrarse de la muerte de alguien es lo mismo que matar?


Una noche al año todo crimen es legal.
Esta noche le permite a la gente 
una liberación.
Por toda la ira y violencia
que tienen dentro.
(The Purge)


La maldad no necesita razones 
le basta con un pretexto.  Goethe


La crueldad hacia los animales enseña la crueldad hacia los humanos.
Ovidio




Hace unas semanas leí en alguna parte lo indignados que estaban los taurinos porque en el facebook un señor (con nombres y apellidos, no un anónimo) escribía en su muro que se alegraba de la muerte de un torero. Y de nuevo todas esos ataques contra los "animalistas" por ser unos monstruos que desean la muerte "humana".

Resulta paradójico que quienes festejan la muerte se ofenden cuando otro la festeja. Poniéndolo en claro, quienes disfrutan viendo la muerte de un animal, quienes directa e indirectamente la promueven a través del pago de las entradas a corridas de toros, encierros, a través de apuestas en peleas de perros o riña de gallos, y de tantas otras formas más sutiles pero igual de destructivas, como la publicidad, se escandalizan cuando alguien se alegra porque ha muerto una persona que vive de matar y que ha muerto en su ley. 


Recuerden que al torero no lo sorprendió por la espalda una manada de toros que planeó su asesinato mientras él jugaba inocentemente con sus hijos, un toro lo mató antes que él lo mate. El animal actuó por instinto, sin premeditación ni alevosía.

Si bien entiendo que resulta claro lo que acabo de escribir, voy a repetirlo para se entienda mejor: los promotores de la crueldad y de la muerte animal, hechos concretos, instigados y financiados por ellos, rasgan sus vestiduras porque alguien se alegra de una muerte previsible que forma parte del macabro atractivo de las corridas de toros. Están poniendo en un pie de igualdad el deseo con la acción.
¿Es lo mismo alegrarse de la muerte de alguien que matar a ese alguien? Vuelvo a repetir ¿es lo mismo? Claro que no es lo mismo y así lo dicen las leyes. 
¿Pregunten cuántos años de cárcel le dan a alguien que se alegra de la muerte de otro y cuántos a alguien que mata a otro?

Pero tal vez no reparé en que quizá sea posible que cualquiera de estos verdaderos “santos” que se conmueven por la muerte de un hombre y se regodean en el sufrimiento de un animal, jamás se han alegrado cuando algún enemigo muere o a alguien le va mal y es por eso que no entienden la crueldad humana. 
Es muy posible que esos prodigios de moralidad sólo crean que el sufrimiento es un atributo humano al igual que la vida y que los otros animales no tienen sensibilidad ni derechos. Todos los derechos pertenecen al animal humano.

No voy a defender tampoco a quien escribe cosas ofensivas e insultantes a alguien en concreto y menos a su familia (porque la familia qué culpa tiene).

No es el fin de este escrito defender una actitud reprochable. Yo tampoco hubiese expresado alegría por esa muerte, primero porque afortunadamente no la siento, y luego por el respeto que me producen la muerte y el sufrimiento. 
Si lo hubiese hecho sería igual que los miserables que desde una tribuna o del otro lado de un alambrado gritan y se alegran cuando un animal es asesinado.

Luego leo a los defensores de la tauromaquia, ayuntamientos y partidos políticos incluidos. Como sacan argumentos como si de un conejo en una chistera se tratara. Patrimonio cultural, respeto a la libertad de elegir y pensar!! ¿¿¿??? Repulsa (una palabra que siempre utilizan). "Falaces argumentos en contra del maltrato animal"...¿falacia? es una falta de verdad...De nuevo, que el toro, becerros, vaquillas y demás están exentos de dolor. Esa es la falacia.

Que se extinguiría el toro...¿? Cuántos animales están en vías de extinción y a nadie le importa una mierda...Que se perderían puestos de trabajo ¿? ¿Cuántos puestos de trabajo se han perdido en España? Millones. Y nadie los subvencionó.  Miles de fábricas y empresas de todo tipo han cerrado y nadie hace de eso un eslogan.

¿Cuántas personas son heridas o muertas cada año por culpa de este tipo de festejos? ¿Yo he de pagar esa seguridad social? ¿Por qué ha de ser atendido un irresponsable en un hospital público y mientras a un familiar mío lo mandan a casa por que no hay más camas?

¿Dónde queda el respeto a MI libertad?

A los defensores de la identidad nacional les diría que el fin no justifica los medios. Ninguna identidad nacional debe construirse sobre el sufrimiento y la muerte. Ninguna identidad nacional debe construirse sobre la violación a las leyes de la vida. Si así fuera los grupos fundamentalistas estarían en total derecho de hacer lo que hacen. ¿No les parece?

Para los que vayan a politizar el tema desde ya les digo que a mi no me vengan con politiqueos de pacotilla. La política nada tiene que ver. Yo quiero que se acaben los festejos taurinos, correbous, bous al carrer, bous a la mar, encierros, vaquillas, toros embolados...que se acabe con cualquier tipo de festejo con animales. De Cataluña, de España, de Francia, de México o de cualquier lugar del mundo. Sin distinción. Pero empiezo por mi país. Que es el que me interesa.

¿Que quiero imponer mi ética? Sí, me encantaría. La ética de evitar el sufrimiento innecesario, en personas y animales, si eso se respeta todo lo demás se acomoda automáticamente. 
Está caro que no me creo superior a nadie y si no está claro lo aclaro ahora, pero sobre todo no me creo un ser superior a ningún animal. Al contrario, me solidarizo con quien no tiene voz para defenderse. Cualquier persona o animal en situación de riesgo e indefensión se merece que lo ayuden.

¿Animalista? ¿yo? Claro, soy un ser humano y por lo tanto un animal, aunque no me gusta cómo usan ese término. Porque como ya he dicho yo meto en el mismo saco a cualquier ser indefenso, incluso a los animales humanos. Como decía Brigitte Bardot "no hay buenos o malos combates, solo luchar contra el horror del sufrimiento impuesto a los más débiles que no pueden defenderse por sí mismos."

Y para quien a la vista no le acompañe el procesador de la empatia en su cerebro, las imágenes de un encierro o una becerrada para mi tienen el mismo grado de horror que cuando en las noticias pasan imágenes de un linchamiento, una masa apaleando a un hombre, la lapidación de una mujer, etc.

La ira y la violencia en máximo grado por que la ley lo permite.

 ¿Y si nos permitieran un día al año matar a quien quisiéramos? ¿Y si fuera legal?





Francis Cabrel (la Corrida)


...al principio creí que solamente bastaba con defenderse
pero este lugar no tiene salida
        empiezo a comprender...




les oigo reír mientras me quejo
y les veo bailar mientras sucumbo
no pensaba que alguien 
pudiera divertirse tanto 
alrededor de una tumba
¿es serio este mundo?




lunes, 22 de agosto de 2016

Lejos, donde la esperanza rasgue tu piel.



Dicen que sigue ahí revoloteando a su alrededor. Pero le cuesta imaginar que sea verdad. Porque aunque le cuenten que nunca se fue del todo no escucha sus pasos ni si quiera percibe el halo de perfume que dejaba a su paso. 
Y las sombras todavía son más oscuras y más tristes cada atardecer. 

Porque las mañanas todavía son soportables con el sonreír de quien le quiere bien y él, les agradece devolviéndoles una mueca, no sin un gran esfuerzo. 
Esa sonrisa que todos ansían para cubrir la pesadumbre del dolor ajeno.

Nunca les cree del todo. Aunque desea con todo el alma que fuera cierto. 
Que todavía estuviera escondida entre la multitud, observándolo de lejos. Viendo como se hace viejo. Como las manos le tiemblan y la vista se le nubla. Que el brillo de sus ojos parece más extraño y las arrugas se hacen surcos a través de su piel. Tampoco desea volver atrás. Es imposible saborear de nuevo felicidad enterrada por cientos de malas vivencias. El aquí y el ahora.

La puta realidad acompañada del frío y del calor. Dicen que nunca se pierde del todo a alguien. Si miras con atención allá a lo lejos, antes de que caiga el atardecer, verás su sombra vestida como la última vez, aunque no recuerdes esa última vez. Y el perfume de su piel te rozará los labios y sentirás dolor. 

Porque el dolor se instala en tus extremidades y se desliza lentamente hacia la boca del estómago. Pero no puedes evitarlo y te quedas allí rezando que sea cierto. Por favor. Que tengan razón. 
Pero sabe que a pesar de ser viejo y loco, cuando mira sus manos, el tiempo le dice que la pérdida es algo con lo que uno jamás se acostumbra a vivir.  
Te encadena el alma.     






                                          Thought I know I'll be hunting high and low...




viernes, 12 de agosto de 2016

Supremacía






Nada acaba nunca. Personas. 
He visto el final de miles de vidas, jóvenes, viejos. 
Todo el mundo está muy seguro de ser real. 
Pues eso de que su experiencia sensorial constituía un individuo único con un propósito, con un sentido. 
Tan seguros de que eran más que un títere biológico. 
Pues sí. La verdad emerge. Todo el mundo la ve cuando llega ese momento. Todo encaja.

Rust (True Detective)







Me pregunto si las personas de este planeta realmente comprenden la fragilidad. Su fragilidad. Comprenden que no son dioses, que no están aquí para ser más que cualquier otro elemento que ocupa este mundo.
Que no son más que nada. Ni si quiera son más que cualquier mísero animal o más que nuestro propio entorno. 
Que nadie les da potestad para creerse más que nadie. Aún así estamos rodeados de ese tipo de personas. 
Cuando hablas con alguien, cuando lees a alguien.

Me indigna la creencia de "superioridad" humana. Me indigna la hipocresía en la que vivimos rodeados y en la que hemos hecho nuestra sociedad actual. 
La vulgaridad de algunos y su soberbia en hablar o escribir de manera inteligente para recrearse en su soberana estupidez.
A veces me da por discutir. Pero últimamente prefiero mirar la vida de manera transversal, sesgando todo aquello que produce dolor y que me pueda poner a la altura de "gentuza" ignorante. 
Ignorante no es aquel que no tiene estudios, ignorante no es aquel que no sabe escribir bien en un blog ni sabe contestar de manera "civilizada". 
Ignorante es aquel que no ve más allá de lo que su limitación le permite. 
De no evolucionar con el mundo. 
De seguir creyendo  inconscientemente en la eternidad. Cuando la eternidad dista de ser ya, un bien. 

No soporto a esos personajes que critican a los demás sin ver su propia mierda. Y se regodean de tener la verdad absoluta sobre la vida y de los seres que habitan en ellos. 

A veces odio a la gente. Es así. Odio la maldad que habita en muchos de ellos. Esa maldad gratuita que se escurre entre palabras. Existe en todos los lados y jamás nos entenderemos. Una verdadera lástima. 
Todo el mundo cree en su única existencia. Pero a muchos de ellos yo les preguntaría si creen que el mundo seguirá así para sus hijos. Y qué les parece.
Supongo, me responderían con alguna estupidez inteligente sobre la perpetuación de la especie humana por encima de todo...





lunes, 1 de agosto de 2016

La primera vez que...





Llegué a un blog de la mano de otro blog, así sucesivamente y me topé con Holden.
http://lafabulosagallinadegoma.blogspot.com.
Un tipo encantador que escribe la mar de bien. En una de sus entradas recomendaba un libro.
Y como este julio me dio por leer  lo que no he leído en un año...pues otro más no me iba a matar.
                         .
Además el tema no está nada mal para los que tenéis verano de sudar (que chiste malo...grrrr), pero es verdad que el calor altera la sangre ¿no?.
No sé...yo estoy pasando un julio y agosto a siete grados o sea,
no puedo ser objetiva.

Género: ERÓTICO.
Un momentoooooooo!!!! que la cosa no queda ahí. El libro es una recopilación de historias contadas por BLOGGERS, eso es lo que más me gustó.

Y la encargada de todo este trabajazo ha sido Gwen del blog:                 
                                      http://www.mamanoleas.com/

Nada, que me lo he leído de un tirón. No tengo ni idea de valorar un libro desde la perspectiva de "crítica literaria". A mi me gusta o no me gusta.
Me transmite algo o nada.

Me gustaron los diez relatos. A mi parecer están muy bien escritos, mucho más que cualquier bestseller que anda por ahí.
Y no son simples historias eróticas.

Todas ellas con un "refondo" de esos sentimientos que nacen con las primeras veces en las que hacemos algo. En cualquier ámbito. Nuestros miedos, recelos, nuestras ganas, expectativas, nuestras alegrías y tristezas.

Podría elegir el que más me gustó, pero diré que me gustaron todos.
Algunos me hicieron reír, otros me hicieron pensar, otros me acompañaron en algún recuerdo lejano y en algún otro hasta me identifiqué.

He de decir también que quien espere un libro de relatos puramente eróticos,
no lo encontrará.
Es apto para "todas las mentes". Te deja una buena sonrisa y un guiño a que todos, absolutamente todos, somos primerizos en lo que no hemos vivido.

Cada historia va acompañada de una ilustración a color cedidas por cuatro ilustradores. En el que alguno también ha participado en escribir su historia.

Creo que se lo han currado de lo lindo. Yo los felicito de corazón.
Y me hicieron pasar un muy buen día.

Si queréis descargaros el libro está disponible en Pdf en el blog de Gwen:

www.mamanoleas.com

O en los blogs de los colaboradores del libro, ahí os dejo los enlaces:

https://lolaflor.com/
http://www.maryasexora.com/
https://otraresacamas.com/
http://www.elpezquesemuerdelaboca.com/
http://yasabesquehoraes.blogspot.es/
https://javierbolanos.wordpress.com/
https://lachicaimperdible.wordpress.com/         http://lachicaimperdible.es/
http://www.laradelia.com/




viernes, 29 de julio de 2016

Al guardián del exilio de tormentas.




Te echo de menos.
Y muchas veces me acuerdo de ti.  
De hecho no sé qué razón hay para hacerlo. Bueno, sí. 
Porque eres tú y porque no puedo olvidar tu sonrisa. 
Ya sé. No conozco tu sonrisa, no conozco nada físico tuyo.
Ni importa. 
Eras mi fantasma. 
O mi ángel.  Quizás eres eso. 
Un día vi entrever tus alas. No te diste cuenta.  
Pero dejas pequeñas huellas en los corazones errantes. 
Tú eres uno de ellos, quizás por eso comprendías. 
Quizás por eso entiendas la complejidad de los demás y no la tuya. 
Siempre estarás conmigo, entre mis recuerdos. 
Eso te haría sonreír. 
Lo sé.

Eres el guardián que habita entre las palabras que a veces escribo 
que ya no tiño de rojo. 
En otros colores ahora. Pero nadie lo sabe.
Porque te echo de menos, alguna vez. No siempre. De vez en cuando. 
Así, sin más. Sin explicación alguna. 
Si estuvieras en este mundo no necesitaría ninguna prueba divina
sólo algo que me hiciera creer que sigues vivo ahí fuera.
Que la vida no te rompió
que luchas por lo que quieres, que tienes lo que deseas. 
Que sólo te olvidaste de despedirte.
Que debes ser el guardián de alguien importante.
Alguien que te necesita.
Porque eso sería fácil de entender, con alguien como tú.
Hoy no pude reprimir pensarte en letras
Seguiré aquí y de vez en cuando me acordaré de ti.
Sin querer.  
Sin nada a cambio 
sólo por el simple hecho de recordarte.







martes, 26 de julio de 2016

Lluvia...de día y de noche...




Intento reconciliarme con esas gotas minúsculas que se dejan caer como si nada, desde allí arriba. Lo intento. 
A veces no lo consigo. 
Leo, escucho atenta y envidio con una sonrisa a aquellas personas que aman la grandeza de ese milagro. Últimamente en algunos lugares casi en extinción. 
¿Cómo uno puede estar reñido con ella?
Que estupidez. Pero lo cierto es que la lluvia me entristece. Me nubla la razón como si de una niebla blanca y espesa se tratara. 

Recuerdo cuando era jovencita vivir en pueblos de interior donde algunas tardes se volvían oscuras de repente y al doblar una esquina la vida parecía detenerse. El instinto te ordenaba no moverte o hacerlo con precaución. 
El cerebro no asimilaba que los ojos se hubieran quedado en blanco de repente. Y sin explicación alguna parecía que el aire dejara de existir y abrías la boca intentando respirar. 
La niebla espesa tiene un olor especial, entre humo y humedad. Parpadeas al compás del latir de tu corazón y te dices a ti mismo que avances despacio o simplemente dejes pasar esa bruma que se desliza sinuosamente por el contorno de tu cuerpo, poseyéndote sin permiso, con la sensación ambigua de un placer prohibido. 

La lluvia no tiene el mismo sentido ambiguo. La lluvia te cala hasta los huesos sin mojarte, sin salir de casa. La lluvia te atrapa sin darte cuenta, te humedece el juicio y apenas logras encontrar ningún hueco donde guarecerte. 

Mi lluvia se parte en dos mitades.

La lluvia de noche me oprime el corazón. Oscurece el ánimo. 
Entorpece la vida. Parece no tener fin.
Muchas de esas noches no logro dormir pensando en los que trabajan, en los que viven en la calle, en los perros abandonados en las terrazas, en el asfalto resbaladizo, en las sirenas de las ambulancias. Ni si quiera el calor de las sábanas pueden guarecerme de la sensación fría de la intemperie, de la soledad, del desazón. Se pega a tu cuerpo, enmaraña tu piel en caóticos y helados pensamientos. Al final, siempre logras dormirte con la triste sensación de ser convicto del tiempo.

 Es más fácil y llevadera la lluvia de día. 
Y de a poco descubro armas para combatirla.

Un buen día me compré unas botas de agua estampadas. 
Recuerdo lo que odiaba de enana esas amorfas cosas negras que sobresalían de mis piernas y semejaban seres deformes que andaban solos. Que crujían al caminar y que parecían estar creados para trastabillar y hacerte sudar. 
El recuerdo de ese caucho horrible hizo que dudara unos instantes y al ver la sonrisa brujil de la dependienta tendiéndome la bota para probármela casi arranco a correr.  
Ahora, salgo a la calle como quien se esconde tras unas enormes negras gafas de sol y parece inmune al mundo. Yo, mi mini Yo y mis botas estampadas, de pronto se hicieron a la lluvia como un niño que busca los charcos más hondos. Dicen que lo que te quedó en el tintero por hacer, a veces, la mente o el cuerpo te lo imploran de mayor. No sé. 
Ahí voy yo mentiéndome en todos los mini lagos de la ciudad. Sin conciencia. Descubriéndome. Dejando que la lluvia a veces me golpee la piel y me haga surcos nuevos donde dejar mejores huellas. Donde las gotas no parezcan lagrimas sino espejos diminutos reflejando sonrisas.
Y deseo que la noche devenga clara y limpia de agua. 
















viernes, 3 de junio de 2016

Vecinos. 1: Alarmas para soñar.



Hay días que sería mejor quedarse atrincherada en la cama. Hacer ver que el despertador no ha sonado cinco puñeteras veces. Con esa música distorsionada de no sé que puñetera banda sonora puede ser, porque es indescifrable, pero que se te mete en el cerebro y te lo taladra.
Lo divertido es que no sé porqué pongo la maldita alarma del teléfono una hora antes de salir de la cama. Cada mañana me lo pregunto en serio. Y cada noche vuelvo hacerlo. ¿Tendré dos personalidades y una jode a la otra?
A la noche pienso, ponlo antes así te levantas con tiempo. Paseas al perro con tiempo, te duchas con tiempo, desayunas con tiempo y hasta puedes saludar a los vecinos con tiempo.

La triste realidad es que suena el movil y tengo ganas de estamparlo contra la pared, pisotearlo hasta que muuuueeera lentamente. Mi suerte es que el poco riego que me llega al cerebro a las seis de la mañana, da para pensar en una décima de segundo, que mi Samsung es mi pequeño dios que todo lo almacena, todo lo graba, fotografía y puedo comunicarme a diez mil kilómetros con los que se interesan todavía por mi. Así que lo agarro.

Sí. Lo agarro. Lo siento por los españoles que me leéis, pero no quiero querdarme nuuuunncccca  más roja como un tomate cherry en medio de la verdulería...donde se me ocurrió decir: ¿Puedo cogerme yo misma la fruta? Y en ese mismo instante ocho pares de ojos me miraban a punto de explotar de la risa...-No te preocupes, ¿española no? ya te la agarro yo, no vayas a follarte aquí mismo a los melones o  las lechugas y hagas un espectáculo.

Sonreí con dignidad. Me he ganado mala fama con la verdura y acabo de llegar. Bueno a lo que iba, que me voy por las ramas como un mandril en celo.

Lo agarro y lo apago. Me pego a la almohada una hora o más y ya la he liado parda, porque voy a ir tarde otra vez al trabajo. Me van a echar. Y me voy a volver a nado. A las noches me cuesta dormir, siempre hay algo que lo impide. Hay un explicación para todo. Y no os he explicado donde vivo.

Estoy en un edificio de nueve plantas. A tres viviendas por planta, que multiplicado dan 27 apartamentos. En el décimo vive el "portero". Debe ser una comunidad que piensa en rico.  Ese pobre señor ha de luchar cada día con nosotros "los inquilinos percebes", que nos quejamos por todo. (Yo me quejo en el blog). Veintisiete apartamentos dan para mucho.

Hoy volví a  despertarme a las tres de la mañana y hasta las cuatro y media pasadas no pude volver a dormir.  Hoy fue el hdp del sexto (otro día hablaré de otros vecinos). Este tiene una moto, que mi cabeza ya está maquinando en como destrozar sin que me pille la policía federal. (Que no sé cómo las gastan aquí, así que primero me he de informar antes de pasar a la acción.)
Pero lo haré, porque me desquicia no dormir. La alarma de la moto del nene se disparó a esa hora y se paró después de hora y media dando por saco.

¿Para qué tanta alarma jodido imbécil de mierda???? si no eres capaz de levantarte de la cama y mirar si te la están robandooooo!! ah! claro! como se pasó una hora y media sonando, sabía a ciencia cierta el muy cabrito de su madre, que el instrumento de tortura de toda la manzana seguía allí tan ricamente. Que zoqueta soy.

Pero evidentemente, hubo un momento que, me vestí histérica perdida y me bajé a la portería. Llamé al interfono del susodicho propietario de la máquina infernal. ¿y qué pasó?
Nada! porque debe tomarse una caja de valiums mezclados con vodka y cae en coma profundo para no oír nada. Y mi dedo quemando el timbre... y yo a punto de convertirme en el increíble Hulk. Cuando me di por vencida y me subí a casa pensando si subir al sexto, tirar la puerta abajo en plan Los Geo (son como los SWAT a lo español) y no sé...¿cargármelo? me di cuenta que la alarma había enmudecido.
Hoy deduje (ayer no estaba para pensar) que el niño tonto del sexto no estaba en coma. Ni es sordo. Que escuchó el timbre y su alarma.

No soy vengativa o sí...no lo sé.
¿Sabéis que los vecinos tenemos un wattssap "comunitario"?
Pero eso da para otra entrada y os lo cuento.

Yo lo que hice fue grabar los cincuenta y cinco segundos que dura la alarma de la moto. Casi un minuto sonando, con intervalos  de no más de tres a cinco minutos sin sonar. O sea que echar la cuenta de la hora y media que tuvimos. Quizás un rato de estos, aparezca el vídeo del mozo del sexto, en el grupo wattssapero haber si "alguien" "reconoce" la retaíla de musiquita.
Y haber cuántos wattssaps podemos crear en menos de un minuto. Por que en esta "comunidad" no nos estamos de nada. Sobre todo de comentarios.

Continuará...



video



viernes, 20 de mayo de 2016

Un instante de tres.





Uno...
dos....
tres....
se disipa como el humo de tu cigarrillo. Sabes cómo detesto ese maldito olor que todo lo envuelve. Un día gris la odié. A ella. Cerraba los ojos y aspiraba el aire que dejabas tras ella. Esa combinación de tabaco rubio con el aroma de almizcle suave que desprendía tu cuerpo. Sólo hacía falta observarla de reojo para saber que deseaba tu piel.
Pero en esos momentos yo también te deseaba. Y mi ansia te tenía cercado como todo tu ser me tenía encadenada a tus pies. Y aborrecía su insignificante presencia y maldecía los ojos con los que te miraba, porque en ellos me reflejaba sin piedad.
Siempre fue una buena amiga. No me cabe ninguna duda. Se mantuvo firme, si bien sé que sufrió alguna vez por ti y por mi. Por los dos. Ahora, míranos.

Uno...
dos...
tres...
alzas de nuevo la copa a tus labios y bebes sin mirarme. Hace un instante codiciamos el pasado. Y seguramente esa brisa fresca nos rozó la piel. Hablamos como en los viejos tiempos y hasta reímos sin pensar. Llegué a retener el aire tres segundos para sentir, como antes, esa presión en el pecho que inevitablemente daba lugar a un cosquilleo en mi columna vertebral y me hacía perder toda dignidad en tu presencia.
Pero fueron sólo tres segundos y la sensación desapareció.
Vuelves a llenarte la copa con un mohín sarcástico en tus labios. Sonríes. Y tu sonrisa me hiela el corazón. La acompañas con esa mirada perpetuamente triste que enardece mi culpa y mi rencor. Hablarás tres veces más con la soberbia que te provoca el elixir del alcohol y luego permanecerás callado mientras te observo.
Me abandonaré a esa mezcla confusa de desprecio e indiferencia.
¿En que instante perdimos el capricho de querernos para siempre?

Uno..
dos..
tres...
tus ojos empequeñecen y se tornan acuosos.  Ese brillo que,  antes  no terminaba de entender, pero que no presagiaba nada bueno y por instinto hacía cambiar mi humor de inmediato.
Quizás la culpable siempre fui yo y nunca entendí qué era y no era importante. Ella, con su sosegada complacencia buscó en cada rincón de tu cuerpo tu grata rendición. Yo sólo estuve ahí para advertir el naufragio antes de que sucediera. Ahora, que pedazo a pedazo recogemos los restos, no puedo disimular la irrealidad cruel. Sí, la irrealidad.
No conspiré, ni luché por nosotros. Dejé de vibrar al tomarte de la mano.
Y quizás te conduje paradójicamente hacia ella.
Todo en estos momentos me parecen atadillos de intantes llenos de melancolía, fugaces huracanes de voraces sentimientos, de efímeras expectativas. Y al fin estamos los tres ahogándonos, hundiéndonos en el desasosiego, la cobardía. En la culpa, del día a día.
Ya no somos nada. Sólo quedan nuestros instantes.





viernes, 22 de abril de 2016

Gama de contrastes simples




¿Estás bien?

Lo cierto es que creo que sí.

¿Qué necesitas?

No necesito nada.
(es extraña la sensación cuando no necesitas nada de este mundo atropellado por las ganas de tener)

¿Nada?

Sólo la calma de respirar. De la tranquilidad ante la vorágine del exterior.
De ahuyentar la culpa.

¿La culpa?

Del sosiego de no necesitar. Y de haber dejado otras vidas en otro espacio en el tiempo.

¿Dejado?

Otros paisajes. Otros afectos. Otras exigencias.
Quizás carencias.

¿Imprescindibles?

Para la despreocupación.

Entonces...no estás del todo bien...

Lo cierto es que sí.

A pesar de...

a pesar de.

¿Y, hasta cuándo?

No lo sé. ¿Tú lo sabes?

Eso deberías saberlo tu. Quizá sería un  requisito para la calma.

Obligación ¿dices?

No. Calma, paz.

Se alcanzaría probablemente sin la exigencia de necesitar. Y,
ahora es lo que siento. Mañana no sé...

A día de hoy está bien entonces...

Sí.







Golden Dreams.
Invisible Limits