jueves, 17 de mayo de 2018

Mirando hacia atrás para ir hacia delante...




En todas esas conferencias que veo y escucho sobre crecimiento personal, lo primero que te explican es que uno ha de encontrar el sentido a su vida y a su trabajo.
Yo estoy en la etapa de mi trabajo.
Debo darle sentido.
Bien...pero he de saber primero de todo ¿cuál es mi trabajo?

Cuando me preguntan ¿cuál es tu profesión? Me gustaría poder decir diseñadora de bisutería...Pero no me sale. Contesto: vendedora.
Y sí...toda la vida he estado en una tienda vendiendo. Y soy eso, una vendedora.
Pero luego, si me paro a pensar, soy un poco más que eso.
Creé una tienda. Y digo creé, porque "Itta Boutique" no era un "simple comercio". Era un nuevo concepto de comercio. Era diferente. En su momento no lo supe ver.
Ni siquiera valorar.

Y después de ocho años renuncié a seguir porque no encontraba la motivación suficiente para luchar contra una crisis que empezaba a arrasar con el ánimo y el bolsillo de todo el mundo.
Y de ir contra corriente. Y ante todo; no quise ir en contra de mis creencias e ideales.
A pesar de quedarme sin trabajo. A pesar del asombro de todo el mundo.
Al final para todos fue, "otra" tienda más que caía por culpa de la crisis.
No me arrepiento. Nunca lo he hecho.

No fue una decisión drástica.
Hacía tiempo que veía la tendencia general y no era muy alentadora.
Llevaba mucho tiempo esforzándome. Y no veía la contrapartida. Quizás no estaba tampoco en un buen momento personal y se mezcló todo. Pero no podía con según qué comentarios de algunas clientas. Debería haberme quedado con las cosas buenas.
Con todas esas personas agradecidas que valoraban el trabajo.
Por todas esas clientas fieles.
Pero no me alcanzó.
No me alcanzaron los ingresos ni sus sonrisas.
Las más auténticas, las que no sólo eran clientas, están ahí. Seguimos en contacto.

Mis ideales...siguen siendo los mismos. Un comercio justo y ético.





6 comentarios:

  1. Personalmente no he visto un trabajo menos estimulante que el que requiere trato con el público, excepto que compense económicamente cuanto más lejos de la gente, mejor. En mi opinión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he estado de "cara al público". En tiendas y en mi época de secretaria/recepcionista. Es algo que siempre me ha gustado. Quizás porque me encanta hablar, conocer gente nueva, ayudarles en lo que necesitan. Enrollarme...vaya!
      Tiene una parte muy gratificante. Sobre todo, si te gusta lo que haces. Recibir al cliente con una sonrisa, dedicarle tu tiempo en que entienda lo que vendes y que sea lo que busca. Transmitirle esa pasión que sientes por tu trabajo...

      Pero sí...cuando esa pasión y ese amor a tu trabajo no es correspondido de la misma medida o cuando ves que la gente es realmente ignorante o ni siquiera ignorante Pitt, simplemente maleducados...ahí se termina todo.
      Creo que el mundo está cambiando, muy de a poco eso sí. Y lo ético prevalecerá ante lo que no lo es.
      Y el esfuerzo de nuevo será reconocido. Y el buen trabajo. Habrá un momento que como todo lo harán máquinas lo poco que quede de contacto humano será con las personas que realmente amen lo que están haciendo. Sin malas caras. Siempre con una sonrisa aunque tu vida sea una mierda.
      Pero creo además que eso vale para "cualquier" trabajo. Seas médico, docente, abogado o de la limpieza haz de tu trabajo un poco tu vida, porque te pasas más horas trabajando que en casa, entonces trabaja con una sonrisa y con ganas.
      Sino dedícate a otra cosa.
      Todos debemos tratar con gente al final.
      Un besazo

      Eliminar
    2. Trabajar de cara al público es muy estimulante aunque a veces te saquen de quicio

      Besos

      Eliminar
    3. Hablo con conocimiento de causa en mi caso, dejar de aguantar impertinencias ha sido mi experiencia vital más gratificante osbre todo en un sector complicado donde la gente piensa que tiene derecho a menospreciar al trabajador. A eso me refiero y desde luego que admiro a los que disfrutan con ello aunque me gustaría saber un poco más de lo que llaman público, porque no es lo mismo el que va a un teatro que el que acude a una oficina bancaria.
      También quiero enviar un mensaje a los que disfrutan mucho con su trabajo: los compadezco cuando tengan que dejarlo.
      Ya me dedico a otra cosa.
      Besos.

      Eliminar
  2. Par mí, el trato con el público es el eje central de mi trabajo. Entender a los demás y hacerme entender.

    No negaré que hay muchos gilip... sueltos, pero también hay muchísima gente interesante de la que siempre aprendo alguna cosa nueva, y sobre todo, que me atienden con amabilidad y una sonrisa magnífica.

    No lo cambio por nada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No sé J., yo me harté. He tenido dos empresas. En la primera invertí bastante dinero y no despegó; la segunda partió de una simple idea, tecnología y trabajo personal. Creo que no invertimos ni 1500 euros para empezar, y con ello vivimos muchos años... hasta que llegó la crisis y la gente empezó a no tener dinero; y los márgenes se redujeron; y cuando facturábamos más que nunca, para ganar menos (a base de ofertas para que la gente pudiera comprar) a los señores del gobierno no se les ocurrió otra cosa que joder a las pequeñas empresas cuando decían hacer justo lo contrario. Así que me harté. El sistema está hecho para tenernos como ratas corriendo en una rueda. Estimula el consumo, a base de créditos, para que te conviertas en uno de sus esclavos...
    Es curioso que en la escuela, a los niños, les enseñen de todo menos finanzas. No vaya a ser que se enteren de cómo funciona todo, y de que hay caminos para no dejarse engañar. Son esos mismos caminos que utilizan los que crearon Matrix. Y no, Matrix no me interesa para nada; pero viviendo en Matrix utilizaré su código interno para ganar mi libertad y vivir mi vida como quiero: sin relojes, consumos innecesarios, créditos esclavistas, ni carreras de ratas dentro de la noria. Valoro el tiempo y las actividades que te hacen crecer como persona. Ganar en sabiduría y no preocuparme demasiado por aparentar.

    Muchos besos J.

    ResponderEliminar