lunes, 14 de agosto de 2017

La vida es una apuesta, elige y déjate llevar. Frank Underwood (House of Cards)



La vida son muchas cosas. 
Pero cada vez estoy más segura que la vida es responsabilidad. 
Una responsabilidad de la que ya no somos responsables. Cada vez estamos más lejos de nosotros mismos y más cerca de algo irreal. 
Algo de lo que ni nosotros mismos sabemos qué es. 
Vivimos ya sin sentido. No sé qué buscamos ni qué necesitamos. 
Lo sé, hablo en plural. Hablo generalizando. 
Pero miro a mi alrededor y  creo que no existe ya, nadie sensato. 

El mundo está desatado. Está vacío. Está muerto de emoción. 
Los pocos que quedan a los que algo les importa, van cayendo despacio, desalentados. 
Deben seguir. Seguimos. Pero está siendo complicado. 

¿A qué te aferras cuando ves tanta tristeza? ¿cuando ves tanta maldad? 
¿Me vuelvo a encerrar en mi burbuja?  y
así no hago nada...
y elijo: la indiferencia.

Y vivir encerrada aunque me mueva constantemente, sin ver, aunque mis ojos están muy abiertos. Sin pensar, sin razonar...no me moveré si veo dolor, si veo algo que no me guste sólo giraré la cabeza hacia el otro lado. Sólo pensaré que nada puedo hacer.
Sólo me diré que yo no tengo tiempo. 
Correré más rápido. Me excusaré. Siempre me excusaré. A lo peor maldeciré y diré que alguien a  de hacer algo...pero no yo...yo no ...Yo tendré otras cosas que hacer. 

Me pasaré por el forro, el compromiso que tengo con la vida. Y no sólo con ella, sino con la obligación de ser responsable con el mundo. 

Ya hay otros que hacen cosas...hay otros que creen que se puede mejorar.
Pero van contracorriente. Ir a contracorriente desgasta. Te quita las ganas. Y cuando te das cuenta estás de mierda hasta las cejas. De la mierda de los demás. 
De la irresponsabilidad de los demás.
De la desidia de los demás. 

La vida son muchas cosas. 

No sé si dejarse llevar es la solución. 
Elegir qué tipo de vida uno desea me parece más correcto. 
Elegir ser responsable con nuestro entorno. 







Todos tenemos el poder de elegir
aunque nos tengan maniatados
podemos decidir..

5 comentarios:

  1. No sé verdaderamente cuál es la verdadera capacidad que tenemos de elegir. En la teoría el cielo es el límite, pero las teorías son teorías. Si no se tiene esa llama, si la injusticia no te carcome, el movimiento es imposible. Incluso, las almas más altruistas, terminan por elegir a quién socorrer. No se puede con todo. Por cada elección quedan de la lado miles de posibilidades. Si son los niños, no son los viejos, ni los perros, ni los enfermos, ni las aves. ¿Por qué los niños y no los perros? No lo sé, en definitiva son también seres sensibles. ¿Qué no tienen alma? Yo creo que la tienen, estoy seguro. Por supuesto que es mejor algo que nada. Eso no está en discusión, pero tienen que existir ese llama, sino no mirar hacia otro lugar es inevitable.
    ¿Los altruistas son mejores que los egoístas? Claro que sí, mucho mejores, pero no sé si el egoísmo es una elección, y tampoco sé si el altruismo lo es.
    Lo que sí creo es que intentar sensibilizarse es una cuestión voluntaria. Si uno pasa por un hospital o por una perrera la visión puede cambiar dramáticamente. Son lugares horribles, lo sé, pero ignorar el sufrimiento que encierran es infinitamente más fácil si no llegan a conocerse.

    Creo que debería ser obligatorio conocer la realidad de los que sufren, luego ayudar o ignorar estará en la naturaleza de cada uno.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo!
      No sé si es fácil o no ser responsable. Creo que decidir en qué ser responsable quizás lo sea un poco más, porque hay millones de causas con las que elegir vivir en un mundo mejor...pero bueno...allá cada uno. La lástima es que parece que no veamos que este mundo no da para más...si seguimos así...
      pero vaya! yo no soy nadie, ni tengo una bola de cristal ni hago premoniciones...sólo me duelen algunas cosas.

      un besazo Pablo!!!!

      Eliminar
  2. estamos en la cuenta atrás...pero si me permites, al menos, en pequeñas cosas, ser lo mejor posible

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahí está Noel...
      cada uno debe ser consciente de lo que puede hacer y de lo que le duele. De lo que desea cambiar.
      De a poco, cada vez, con unos pocos más...las cosas van cambiando...
      antes de que sea demasiado tarde
      un besazo gigante!!!

      Eliminar
  3. El libre albedrío es la potestad que el ser humano tiene de obrar según considere y elija. Esto significa que las personas tienen naturalmente libertad para tomar sus propias decisiones, sin estar sujetos a presiones, necesidades o limitaciones, o a una predeterminación divina.

    Un abrazo reparador. un beso sanador.. Y una noche de redención....
    Seria suficiente para sanarla, signorina?
    besos niña
    S


    ResponderEliminar